29 de marzo 2007 - 00:00

Una para todas, en saldo irreal

Una para todas, en saldo irreal
El petróleo y los conflictos que lo llevan nuevamente hacia arriba puede decirse con propiedad que salvaron al índice ponderado local, al dejarlo en evidencia y descalzado frente a lo que volvió a suceder en el mundo.

Las siempre ambiguas y titubeantes declaraciones de la Fed no pudieron en la víspera convencer a nadie. Por más que el señor Bernanke intente ocultar lo que dijo Greenspan, y que ahora comienza a verse más intensamente. Los operadores ya no pudieron tomar por «buenas» las declaraciones y el Dow fijó el camino con 0,7% de baja. El vecino Bovespa lo multiplicó, llevándolo a un duro 1,6% en caída. Pero, al llegar esto a Buenos Aires, el resultado Merval quedó del lado opuesto. Con mínimo de 2005 y máximo en 2073, el cierre de 2072 arrojó casi 0,6% en suba.

El singular juego de componentes de la nómina líder generó el «milagro», que nos dejó en otro clima aparente. Y es que Tenaris se vio catapultada, a petróleo puro, como para trepar nada menos que 4,14% en la rueda, con 385.000 acciones. Quien cubre cerca de 30% del Merval con su solo peso sirvió de compensación para casi todas -que eran bajistas- y colocó porcentual y signo positivo.

  • La realidad

  • Si se quiere hallar saldo más realista, se lo puede encontrar en el M.AR -índice sin Tenaris- que arrojó casi 0,70% de caída (como el Dow). No dio para alegrarse lo concretado, porque ahora se dependerá del nuevo curso que tome una sola y que proviene de un ascenso notable.

    Afuera, la cuestión enturbió todavía más la semana: nadie podrá quedar fuera del circuito -salvo que nos peguemos a recinto chino, que volvió a mostrar avances- y la situación se pone complicada para todos. Volumen estable, en los $ 59 millones de efectivo, reitera ser el elemento más parejo del período. La liquidez se mantiene aceptable, como para lubricar entrada y salida. Y la Bolsa, sospecha.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar