Bancos extranjeros acusan a Vicentin de falsear balances

Economía

En un escrito de más de más de mil páginas y 39 anexos aportan pruebas contundentes. Detallan que la empresa habría desviado fondos para financiar la expansión de otras empresas del grupo.

Los bancos extranjeros a los que Vicentin les debe más de u$s500 millones se tomaron el tiempo suficiente para recabar todo tipo de pruebas y argumentos para pedirle a la Justicia penal de Rosario que investigue a sus dueños por estafa. La querella es más que contundente, porque no sólo indica que 24 horas antes de entrar default accedió a un crédito de la banca holandesa, sino que también desvió fondos y falseó balances, al menos desde 2017.

A pesar de que la empresa en un comunicado detalló que la denuncia de la banca internacional fuer realizada “sin sustento alguno”, el extenso escrito de más de mil páginas y 39 anexos aporta datos contundentes y fuertes indicios de diversas maniobras fraudulentas concretadas por la compañía.

Uno de los puntos claves se encuentra en los créditos tomados para la prefinanciación de exportaciones, que en primer término Vicentin habría desviado para financiar otras actividades de firmas no relacionadas con el negocio granario y en paralelo a los que habría accedido luego de falsear estados contables, al menos desde 2017, según se desprende de la presentación judicial.

En uno de los pasajes los abogados que representan a los bancos internacionales detallan: “Vicentin obtuvo de nuestros mandantes cientos de millones de dólares presentando información financiera que ocultaba pasivos siderales y, en lugar de destinarlos al único objeto que contractualmente estaba permitido -prefinanciación de sus exportaciones- lo invertía, total o parcialmente, en expandir los negocios de algunos de sus accionistas, tales transferencias constituirían por supuesto un provecho ilícito obtenido como consecuencia de la defraudación que requerimos investigar. Como resulta evidente, si en lugar de utilizar el dinero obtenido para prefinanciar sus exportaciones se comprobara que fue utilizado para financiar la expansión de otros negocios de algunos de sus accionistas -mientras las exportaciones eran realizadas generando un gigantesco pasivo oculto-, es posible que Vicentin no hubiera colapsado o, al menos, enfrentara su concurso preventivo con muchísimos más activos”.

Mientras tanto, desde Vicentin esbozan cómo explican a su default de más de u$s1.350 millones la megadevaluación del peso luego de las elecciones PASO y los cientos de contratos con precio a fijar que tenía con los productores agropecuarios que le habían entregado granos y que masivamente buscaron hacerse de su dinero. Respecto a este punto el escrito judicial explica claramente que los bancos desconocían este tipo de maniobra por parte de la empresa.

“Los contratos con precio a fijar son, evidentemente, una deuda. Vicentin disponía de los granos entregados por los productores, quedando contingente únicamente el precio, el cual era determinable en todo momento debido a la existencia de un mercado transparente, con cotizaciones diarias. Esta deuda millonaria, conocida y perfectamente determinable por Vicentin nunca fue expresada en los informes trimestrales ni en los balances anuales auditados, ni tomada en cuenta para establecer las ratios de liquidez que permitieron a Vicentin obtener cientos de millones de dólares. En pocas palabras, Vicentin ocultó esta información por años”, remarca la presentación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario