Líneas aéreas: septiembre llegó sin vuelos regulares, pero habrá récord de especiales

Economía

La normalización aerocomercial sigue demorada. Ahora la expectativa está puesta en octubre. Pero la extensión nacional del aislamiento hasta el 20 de septiembre volvió sembrar dudas sobre los plazos.

El futuro de la actividad aerocomercial es una de las mayores incógnitas que provoca la pandemia en Argentina. Las señales son contradictorias. A cada guiño positivo le sigue uno negativo. En abril pasado se estableció que hasta septiembre no sería momento de reanudar los vuelos. Pero ayer empezó el nuevo mes sin novedad alguna y la parálisis se extendió de hecho. En los últimos días entre los actores del sector se había mencionado octubre como nuevo deadline, tanto para vuelos domésticos como internacionales. Dijeron que el anuncio sería inminente. Pero la reciente ampliación de la cuarentena hasta el 20 de septiembre volvió a sembrar dudas sobre esa expectativa.

Ayer llegó desde el Aeropuerto de Ezeiza una noticia alentadora: reabrió el free shop. Claro que con muchas restricciones respecto de la versión anterior a la pandemia y con muchos menos clientes también. La medida se interpretó como un paso más en el proceso de normalización gradual de las actividades. La cantidad de pasajeros -y por ende de consumidores- crecerá mucho con relación a lo que vino ocurriendo desde marzo.

Si bien este mes todavía no volverán los vuelos regulares, el esquema de vuelos especiales para viajar al exterior que venían ofreciendo algunas compañías desde julio y agosto se extenderá a otras empresas y se agregarán frecuencias. Serán menos vuelos que en épocas normales, pero representarán la mayor cantidad disponible desde que empezó la cuarentena.

Por ejemplo, varias empresas que vuelan a Europa venían ofreciendo un vuelo por semana. Y este mes aumentarán al doble, aunque será menos de la mitad de lo que ofrecían normalmente. Lo mismo sucede con rutas a Estados Unidos. Aerolíneas Argentinas es la que más opciones ofrece, aun con las consabidas restricciones.

Los vuelos especiales están logrando un buen nivel de demanda, aunque no compensan las pérdidas que implica la inexistencia de servicios regulares. Es como el delivery para un restaurante que supo tener muchas mesas ocupadas en la vieja normalidad.

Cabotaje

El plan original de las autoridades era restablecer los vuelos dentro del país antes que los internacionales. Sin embargo, el nivel de contagios obligó a postergar indefinidamente la actividad doméstica. Si bien ya se habían acordado los protocolos, hay gobernadores que prefieren mantener cerrado el ingreso a sus provincias. Este caso se torna más urgente para las compañías que operan cabotaje, ya que ni siquiera tienen chance de hacer vuelos especiales dentro del país.

Tampoco ayuda a las cuentas de las líneas aéreas la incertidumbre sobre la fecha de reanudación de tareas, que depende de criterios sanitarios que la industria no maneja. “Retomar los vuelos regulares exige organización, logística. Hay que prepararse con la mayor anticipación posible. Si te dicen ahora que vas a volar en octubre es una cosa. Pero si te lo dicen cinco días antes es imposible”, explicó a Ámbito una fuente del sector.

Desde que se declaró el aislamiento en el país, fueron cuatro las aerolíneas que decidieron abandonar sus destinos en Argentina. Primero fue New Zealand, que anunció su decisión en abril.

En junio, Latam Argentina resolvió irse del país, donde ofrecía servicios de cabotaje e internacionales. Más recientemente fueron Emirates Airlines y Qatar Airlines las que dijeron adiós.

En medio de rumores está también la situación de Turkish Airlines. Y la brasileña Gol, que dejaría de volar este año con la expectativa de retornar en 2021.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario