CGT riojana veta porcentaje y pide suba de $2.500

Edición Impresa

La voracidad sindical, alentada por el retraso de los acuerdos salariales, despuntó ahora en La Rioja, donde la fortalecida CGT local acorraló al Gobierno de Sergio Casas con un reclamo inesperado. La central obrera pidió para todos los agentes estatales un aumento de $2500 de bolsillo para pelearle a la inflación, y desalentó las negociaciones de porcentajes salariales: "Ya no pediremos porcentajes porque aprendimos que no tiene que ser así, sino que vamos a pedir 2.500 pesos de aumento", bramó el líder regional Carlos Del Giorno.

El planteo se produce en momentos en que el Gobierno riojano analiza otorgar una nueva mejora salarial para los empleados públicos. La primera fue en marzo del 8%, con incrementos que van de los $1.400 a los $2.560 de acuerdo a cada categoría y títulos de grado.

"Es cierto que tenemos el salario más bajo del país, pero lo pagamos en tiempo y forma", reconoció Casas en un contexto signado por las turbulencias financieras y los desequilibrios presupuestarios. Desde la Casa de las Tejas ven alejada la posibilidad de otorgar un aumento salarial que se ubique en el número que reclama la CGT, ejemplo de ello es que el propio gobernador sostuvo que "seguro no será el esperado pero es un aumento al fin", según publicó ayer el sitio Rioja Virtual. Otro de los sectores que se oponen al porcentaje acordado con la nación es el de la salud, que reclaman un aumento mayor al 15 por ciento, teniendo en cuenta que la inflación proyectada para este año supera ampliamente ese porcentaje. "A pesar de la crisis y los ajustes dije que a La Rioja no la van a ajustar más", sostuvo Casas al reafirmar su posición ante los planes del Gobierno nacional para reducir el déficit fiscal.

Dejá tu comentario