28 de noviembre 2017 - 00:00

Cornejo negocia para ampliar la Corte

Tras la victoria en el Senado provincial, el oficialismo de Cambia Mendoza busca votos de aliados del Partido Demócrata para sancionar el proyecto.

Alfredo Cornejo
Alfredo Cornejo
Los diputados mendocinos del frente Cambia Mendoza buscarán mañana dar sanción definitiva al proyecto de ampliación de la Corte Suprema provincial de siete a nueve jueces impulsado por el gobernador radical Alfredo Cornejo. Funcionarios del Ejecutivo local mantienen una negociación febril con aliados para alcanzar los votos que le permitan aprobar la norma.

La iniciativa pasó la semana pasada por el Senado local, y fue aprobada tras semanas de polémica. Primero, durante las reuniones de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) -que dio dictamen favorable- el PJ abandonó el debate por el tratamiento rápido que pregonó el oficialismo. Luego, dos radicales díscolos enojados con Cornejo trabaron el tratamiento en el recinto, que terminó demorándose una semana.

Ahora, en Diputados, el oficialismo tiene los votos demasiado justos para aprobar la norma que busca crear una nueva cámara (hoy son dos, con tres jueces y el presidente del cuerpo destinado a cuestiones administrativas) para dividir los casos laborales de los penales.

Y la suerte de Cornejo dependerá del Partido Demócrata (PD), parte del frente Cambia Mendoza aunque en tensión con el Gobierno desde que reclamaron mayor participación en las últimas legislativas.

Si los demócratas avalan la ampliación de la Corte, se perfila un escenario de empate que deberá resolver el presidente de la Cámara, Néstor Parés, quien avalará al oficialismo. Mientas tanto, funcionarios del Gobierno mendocino dijeron a este medio que están trabajando contrarreloj para aportar los votos del PD y luego resolver las diferencias.

El proyecto ideado por el senador oficialista Juan Carlos Jaliff apunta a descomprimir el trabajo de la Corte dividiendo la Sala Penal de la Laboral. Para eso se precisan tres miembros más: uno sería el presidente del máximo tribunal -que hoy tiene otras funciones- y se necesitan dos más. Para la oposición peronista se trata de una pérdida de independencia del Poder Judicial.

Ayer, el subsecretario de Justicia de la provincia, Marcelo D'Agostino, participó de la apertura del Tercer Juzgado de Gestión Judicial Asociada, que a su vez fue el primer acto oficial del nuevo presidente de la Suprema Corte, Jorge Nanclares. Allí D'Agostino señaló que de aprobarse el proyecto buscarán que los jueces que ingresen "tengan idoneidad".

Asimismo, opinó sobre el reclamo, incluso desde el Gobierno provincial, de una mayor participación femenina en el órgano: "Puede ser hombre, mujer o travesti, pero lo más importante es que tenga idoneidad", indicó polémico el funcionario.

Dejá tu comentario