Un partido sin sentido

Edición Impresa

¿Realmente sirvió para algo jugar contra Jamaica? ¿Se puede sacar alguna conclusión de este partido con un equipo hecho de saldos y retazos del campeonato local? ¿Cómo se siente el público del interior con estos espectáculos de segunda, donde le prometen la Selección nacional y lo único que llevan de ella es el técnico y la camiseta?

Es cierto que en el proyecto de Maradona estaba armar una Selección local para ver jugadores con posibilidades de sumarse al equipo mayor y que se quiso jugar en el interior para darles a distintas plazas la posibilidad única de la presencia de la Selección. En ese marco, algunos partidos como el de Panamá en Santa Fe sirvieron porque Diego rescató a Palermo, Pozo y Otamendi y los llevó a las Eliminatorias, pero jugar ahora cuando el calendario local está comprimido a 4 meses y 6 equipos estaban (ya quedan 4) participando en la Copa Libertadores parece un absurdo, a menos que como dicen algunos estos partidos se hacen «al mero efecto de recaudar dinero», cosa que tampoco es productiva porque en todas las plazas del interior (Santa Fe, San Juan, Mar del Plata) se tuvieron que regalar entradas en los colegios para que el marco de los estadios sea digno.

Más allá de la desprolijidad de la lista y que no se pudieron completar los 18 de la planilla por la «sospechosa» lesión de Claudio Bieler, este equipo no dejó nada, porque no tenía nada para dejar.

Una defensa que se presentó en el avión era lógico que cometiera errores de sincronización y así como Johnson les cabeceó entre Galeano y Mercado para marcar el gol, no sufrieron mucho más porque los jamaiquinos eran muy limitados. ¿No hubiera sido más fácil poner aunque sea dos del mismo equipo?

En el 4-4-2 casi esquemático que eligió Diego Maradona para la Selección porque sin Riquelme no le encuentra una manija al equipo y prefiere jugar sin enganche, éste fue uno de los de peor rendimiento, pero era lógico porque Toranzo en Huracán es casi un delantero y Federico Insúa es suplente en Boca y suplente de Riquelme, no del volante por izquierda, entonces ninguno de los dos hizo la función de carrilero y en el medio Mercier y Acevedo son el agua y el aceite. Por eso la Argentina perdió la pelota con facilidad y le costó conectarse con los dos delanteros.

Palermo al 80%

Paradójicamente Maradona citó a 101 jugadores en más de un año y al primero que confirmó para el Mundial fue a uno que no citó nunca: Walter Samuel. El miércoles después del partido también dijo (alentado por el gol que convirtió) que Martín Palermo está un 80% en el Mundial y si bien Martín es un prócer del fútbol argentino y demuestra fecha a fecha con sus goles que está vigente, está muy lejos del rendimiento de los de Europa como Lionel Messi, Gonzalo Higuaín, Diego Milito, Carlos Tevez, Sergio Agüero y siguen las firmas. Es cierto que su gol a Perú por las Eliminatorias pesa una tonelada y eso le hizo ganarse medio boleto, pero tendrá que demostrar contra rivales de más nivel (y con compañeros de más nivel) que está para jugar. Franco Jara casi no la tocó en los 45 minutos que jugó y Gabriel Hauche mostró su habilidad, porque la Argentina perdidosa salió a atacar y tuvo más compañía.

En consecuencia, el partido ante Jamaica sirvió para alejar más a la Selección de la gente (todo lo contrario de lo que se buscaba) y para irritar a todos los técnicos (no sólo a Claudio Vivas que lo expresó) a los que les sacó los jugadores 4 días en una de las pocas veces que no tendrán fútbol entre semana, después sacar conclusiones sobre los jugadores que vistieron la bella camiseta azul (parecida a la del Mundial 86) es injusto para ellos porque no tenían las condiciones para jugar mejor.

Dejá tu comentario