19 de febrero 2024 - 16:12

Las grandes petroleras juegan al ajedrez: por qué se comen las fichas de las pequeñas

El sector del petróleo de Estados Unidos experimenta un cambio de paradigma. Las grandes empresas prefieren comprar competidores en lugar de explorar nuevos yacimientos.

Las grandes petroleras juegan al ajedrez: por qué se comen las fichas de las pequeñas

Las grandes petroleras juegan al ajedrez: por qué se comen las fichas de las pequeñas

Depositphotos

El sector del petróleo en Estados Unidos evidencia un cambio en el mapa. En las últimos meses una tendencia tomó cada vez más fuerza, es que las empresas comenzaron a comprar de forma compulsiva pequeñas compañías competidoras y dejaron de lado la idea de explorar nuevos yacimientos.

La última de ellas fue Diamondback Energy que adquirió Endeavor Energy por u$s26.000 millones, una unión que reunirá a dos de los 10 mayores operadores de la llamada cuenca pérmica. En esta región, entre el oeste del estado de Texas y el sureste de Nuevo México, convergen una de las mayores reservas de crudo no convencional en Estados Unidos.

Cabe resaltar que este tipo de petróleo, atrapado en la roca, se extrae mediante inyección de agua y químicos a muy alta presión, lo cual fractura esa roca y permite extraer el oro negro. La técnica es conocida como "fracking".

Por qué suceden estas compras y qué relevancia tiene la complejidad de la extrancción

"Esta consolidación estaba vista, porque el paisaje estaba fragmentado", con muchos operadores, incluyendo algunos de tamaño modesto, explicó Stewart Glickman, de CFRA. "Quieren crecer en la cuenca", resumió. "Hay fácilmente 50 compañías que tienen un número significativo de pozos en Texas", añadió Richard Sweeney, profesor de la universidad Boston College.

Este paisaje fragmentado presenta limitaciones técnicas a este método de extracción polémico del "fracking", muy criticado por la cantidad de agua y químicos que requiere. Hasta ahora, no era posible practicar la perforación lateral, también conocida como horizontal. Esta técnica permite explorar rocas que de otro modo requerirían, para su explotación, la instalación de otro pozo, a veces a varios kilómetros de distancia del punto inicial de producción.

"Perforaciones laterales más largas significan menos pozos, y por lo tanto costos más acotados", indicó Kathryn Mikells, directora financiera de ExxonMobil cuando presentó a los analistas la compra de Pioneer. Las parcelas agregadas -que se generan a partir de estas fusiones de empresas y de sus campos petroleros- abren posibilidades nuevas en materia de perforación horizontal o direccional, al permitir alcanzar diferentes depósitos de hidrocarburos alejados unos de otros, desde un mismo pozo.

El director financiero de Diamondback Energy, Kaes Van't Hof, reveló que unas 150 a 175 perforaciones laterales podrían prolongarse una vez terminada la compra de Endeavor. Según analistas, sin embargo, no necesariamente se producirá un aumento de la producción de crudo.

"La concentración", en cambio, "debería moderar la producción", explicó Bill O'Grady, de Confluence Investment Management. Eso se debe a que las petroleras "buscarán bajar los costos unitarios (de cada pozo) y eso probablemente las hará ser un poco más selectivas en cuanto a qué pozos explotar" y cuáles no, en lugar de aumentar volúmenes, coincidió Richard Sweeney.

Por su parte, Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, también dijo que "es más barato comprar las reservas de otra empresa que buscar nuevas en otros sitios de Estados Unidos", y agregó que "no hay demasiadas oportunidades atractivas en el exterior. Por lo tanto pienso que la consolidación continuará".

Dejá tu comentario