Atrae la biografía apócrifa de pintora

Espectáculos

Ciclo Biodrama. «Barrocos retratos de una papa», creación colectiva. Dir.: A. Couceyro. Int.: Mirta Bogdasarian, Javier Lorenzo y Susana Pampín. Video: A. Carri. Ilum.:A. Leroux. Esc. y Vest.: G. Fernández. Teatro Sarmiento (Avenida Sarmiento 2715).

"Barrocos retratos de una papa" es la primera obra que se estrena del Ciclo Biodrama, ideado por la directora Vivi Tellas con el fin de estimular la experimentación teatral o más específicamente de «generar un juego entre las convenciones teatrales y la idea de lo real».

El requisito básico de esta propuesta consiste en elegir a una persona argentina viva y trabajar con su material biográfico o con su entorno. En este caso la elección recayó sobre Mildred Burton, una pintora entrerriana, radicada en Buenos Aires y dueña de una obra tan perturbadora como original que ha sido varias veces premiada.

Para el gran público es prácticamente una desconocida y eso tal vez haya contribuido a que esta especie de biografía apócrifa luzca un alegre desenfado.

«Barrocos...»
es producto de una creación colectiva, en la que tanto los actores como la directora Analía Couceyro contribuyeron a concretar una puesta de admirable sencillez y espíritu lúdico, muy a tono con el perfil de su protagonista, cuyas anécdotas de vida -al igual que su pintura-oscilan entre lo naïf y lo siniestro.

•Casa de muñecas

La obra transcurre en un espacio muy similar a una casa de muñecas (con el público ubicado en gradas sobre el mismo escenario y enfrentado a una caja escénica de dos plantas).

Esto permite que los actores -deliberadamente empequeñecidos por el dispositivo escénico-cambien de escena y de época como si saltaran entre las páginas de un antiguo libro de cuentos.

Cinco episodios ilustran la trayectoria vital de esta
Mildred -algo excéntrica y graciosamente «plagiada» por la actriz Mirta Bogdarasian-y en la que se destacan muy especialmente las escenas de infancia y adolescencia por su fascinante dramaticidad.

Sin duda, uno de los mayores aciertos de
«Barrocos...» son sus actores. Tanto Susana Pampín (extraordinaria en el rol de abuela siniestra) como Javier Lorenzo (capaz de hacer de niño, policía, granadero o de cubano gay con la misma ductilidad) tienen el mismo protagonismo que Bogdarasian.

Por otra parte, la inclusión de un video muy sencillo, con testimonios de los personajes, comentarios de un astrólogo e imágenes de un antiguo juego de mesa conocido como
«el juego de la vida», ayuda a ordenar un poco más todo este material biográfico y a introducir a la verdadera Mildred Burton opinando sobre la obra desde la pantalla, siempre en tono muy risueño.

«Barrocos...»
logra confundir los límites entre realidad y ficción dejando en manos del espectador la entretenida tarea de armar su propia versión de esta historia de vida.

Dejá tu comentario