Jim Carrey y todas sus caras cumplen 60 años: un repaso por su carrera

Espectáculos

Desde Ace Ventura hasta Sonic, pasando por dramas como "El mundo de Andy" y "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos", el actor ha demostrado que es un multifacético en todas sus formas.

El comediante canadiense Jim Carrrey cumple 60 años este lunes. El actor se hizo popular con películas como “Ace Ventura: un detective diferente” y "La mascara", pero también mostró su costado drámatico en los films “El mundo de Andy” y “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”.

En sus redes sociales, Carrey festejó su cumpleaños subiendo un video donde le da rienda suelta a sus conocidas caras y voces. El multifacético actor celebró bromeando sobre tener 60 y seguir siendo "sexy".

https://twitter.com/JimCarrey/status/1483173328563040256

Un repaso por la carrera de Jim Carrey

El comediante nacido en Ontario apareció como una tromba en las pantallas argentinas en 1994, con “Ace Ventura: un detective diferente”, una comedia en que logró ser odiado de inmediato por un sector de la platea y tenido como heredero de Jerry Lewis por otro.

Antes había aparecido en papeles menores en películas como “Peggy Sue, su pasado la espera” (1986), de Francis Ford Coppola, junto a Kathleen Turner, o “Sala de espera al inferno” (1988), de Buddy Van Horn, al lado de Clint Eastwood. Tal vez la culpa fuese de director Tom Shadyac, un debutante que por lo menos tuvo el tino de incluir a las bellezas Sean Young y Courteney Cox como contrapartida del protagonista, un “detective de mascotas” que se deshace en morisquetas, gestos rayanos en la insanía, movimientos y voces inesperadas.

Jim Carrey.
Jim Carrey.

Jim Carrey.

Antes de dar vuelta la página conviene aclarar que Jerry Lewis tampoco fue un favorito de la cinefilia local e internacional en sus años de mayor popularidad y que solo adquirió fama de actor versátil cuando Martin Scorsese lo eligió para “El rey de la comedia” (1982) y Emir Kusturica para “Sueño de Arizona” (1993). Luego de aquel cross a la mandíbula que fue “Ace Ventura…”, la suerte de Carrey mejoró notablemente el mismo año con “La máscara”, junto a Cameron Diaz, tal vez porque el director Chuck Russell supo aprovechar las ventajas del trucaje virtual que deformaba el rostro del actor y porque el guion de Michael Fallon y Mark Verheiden aportaba un humor menos burdo, añadía bailes y canciones y le daba al asunto un aire de carnaval carioca.

Por fortuna, Carrey cayó en manos de Bobby y Peter Farrelly, dos hermanos que en esa década hicieron pasar por humor rupturista el sinsentido que antes habían cultivado otros en Hollywood y lograron el exitazo de “Tonto y Retonto”, con el agregado de Jeff Daniels, que algunos interpretaron como personificaciones del ciudadano medio tras la era Bush.

Carrey venía con una formación en el “stand-up” que si bien no lo acercaba al teatro clásico le permitía reconocer al toque virtudes y errores frente al público y por eso pudo lograr interpretaciones ajustadas como el “Enigma” de “Batman eternamente” (1995), de Joel Schumacher, “The Truman Show” (1998), de Peter Weir, “El mundo de Andy” (1999), de Milos Forman, “El Majestic” (2001), de Frank Darabont, o la oscura “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” (2004), de Michel Gondry, con Kate Winslet.

Jim Carrey junto a Kate Winslet, su novia en la ficción de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".
Jim Carrey junto a Kate Winslet, su novia en la ficción de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".

Jim Carrey junto a Kate Winslet, su novia en la ficción de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".

Sin embargo, los productores veían en Ace Ventura un anzuelo para las generaciones de pochocleros y así llegaron “Un loco en África” (1995), “El insoportable” (1996), “Mentiroso, mentiroso” (1997), “Irene y yo… y mi otro yo” (2000), que buscaban la risa con toda clase de barbaridades con lo escatológico en primer pano. Sin escapar al humor, el canadiense supo lograr variantes con “El Grinch” (2000), de Ron Howard, un filme anti-navideño que tuvo su fama, “Todopoderoso” (2003), de Shadyac, y jugó a la aventura siniestra para chicos con “Lemony Snicket, una serie de eventos desafortunados” (2004), de Brad Silberling.

Entre otras apariciones en la pantalla figuran “Los fantasmas de Scrooge”, de Robert Zemeckis, donde su figura fue retocada digitalmente, “Una pareja despareja” (2009), de Glenn Ficarra y John Requa, y “Los pingüinos de papá (2011), de Mark Waters. Además del estreno en salas locales de “Sonic: La película” (2020), de Jeff Fowler, rodada en Canadá, Jim Carrey ha dedicado mucho tiempo a la televisión, felizmente en busca de otras formas de actuación de la que le dio fama. Sin embargo en 2014 reapareció junto a Jeff Daniels en “Tonto y Retonto 2”, de los Farrelly.

Dejá tu comentario