Se termina el año y aún no hay signos de que los cines reabran

Espectáculos

Córdoba encabezaba la iniciativa de la puesta en práctica de protocolos específicos para las salas, pero por ahora se detuvo. En La Plata hay empresarios que sostienen que es insólito persistir en el cierre.

Más de dos semanas después de iniciado diciembre, mes en el que según muchas versiones volverían a abrir los cines con el mismo protocolo sanitario con que lo hizo el teatro, todavía no hay signos de que eso vaya a producirse. A punto de iniciarse la temporada de verano, todo indica que al menos en enero las pantallas de las principales salas del país continuarán cerradas. “La vuelta a la actividad parece lejana”, dijo una fuente del sector a este diario. “Son muchas las versiones que corrren a diario pero, hasta el momento, ninguna tiene sustento, y menos en estos días cuando la curva de contagios parece haber cesado su disminución, la vacuna se demora, y hasta se habla de una nueva etapa de restricciones”.

Si bien algunas salas de nuestro país han vuelto a funcionar, aunque nunca con material de estrenos, en territorios como Jujuy, Puerto Madryn y Colón, Entre Ríos, donde hoy mismo reabrirán dos salitas, los principales centros urbanos no mandan señales. Se esperaba que Córdoba tuviera la iniciativa, aun antes que CABA. El expresidente del Incaa, Jorge Álvarez, funcionario de cultura en esa provincia, estuvo trabajando con los detalles de los protocolos a aplicar en la reapertura de las salas, pero las autoridades superiores políticas no han dado la luz verde. Inclusive se mencionó una reunión con empresarios de estudios de cine estadounidenses en esa provincia, que se ha mostrado más activa que la ciudad de Buenos Aires en lo referente al regreso del cine, aunque por el momento sin frutos. Los estrenos de tales estudios, como “Tenet” de Christopher Nolan, de Warner Bros, siguen sin verse en el país, o van directamente a plataformas, como fue el caso de “Mulan” en Disney +.

El domingo próximo caducará el decreto que extiende el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, lo cual había dado algo de esperanzas que, como se dijo antes, se vieron ensombrecidas ante las más recientes perspectivas sanitarias. Algunos se esperanzan con versiones que señalaban que CABA autorizaría una próxima reapertura con aforo de 50%, a tono con los teatros que esperan poder llenar las salas hasta la mitad de su capacidad. El reclamo #AbranLosCines, la diferencia entre ambas actividades es elocuente: mientras los teatros pueden abrir con un actor sobre el escenario y equipos de trabajo de pocos empleados, los cines requieren una infraestructura más amplia y dependen de los estrenos de las distribuidoras.

Así y todo, cuando se consulta a determinados exhibidores y distribuidores sobre la reapertura de teatros a contramano de los cines, lo atribuyen a la presión mediática y los sindicatos que involucran artistas y referentes de la cultura. ¨Cuando dijeron que los teatros no abrirían, al día siguiente ya estaban reunidos con provincia aprobándolos, y sin embargo la actividad teatral sigue muy impedida por los cientos de espacios independientes que no pueden afrontar lo que marca el protocolo.

“Que los cines sigan cerrados es insólito¨, dijo Marcelo Harari, titular de Cinema La Plata, a este diario. El protocolo presentado por la industria del cine contempla, entre los puntos centrales, tapabocas para todos, reducción de la capacidad de la sala entre un 30 y un 50 por ciento del aforo con butacas libres adelante, atrás y a los costados, como en el teatro, alcohol en gel y compra de entradas y productos del candy bar de manera online.

Harari sostuvo: “Empezaríamos a funcionar después de los 15 días del permiso y ahí surgirían estrenos. El primer mes será difícil como un negocio con stock, estaremos con material pendiente y más atentos al funcionamiento. Recién marzo, con la vacuna, llegarían estrenos de la zona cinematográfica occidental. ‘Tenet’ es el debut más esperado, que también saldrá en streaming, y sumaremos películas de distribuidores independientes. No hay programación concreta de tirada, como era habitual, al menos al comienzo. Nadie quiere estar cerrado, todos quieren comenzar la actividad y estamos reclamando de manera unánime. En el cine el espectador no habla con otros, no interactúa, se limita a su grupo de convivientes y todos miran para el mismo lado, no hay peligro desde punto de vista epidemiolólgico”.

Temas

Dejá tu comentario