28 de noviembre 2003 - 00:00

Guerra de improvisadores sacude al teatro "under"

Grupo Misión improvisación
Grupo "Misión improvisación"
E l denominado teatro «under» pasa por un buen momento y ofrece gran diversidad de obras experimentales en los espacios menos pensados. Pero, los protagonistas de ese mundo no siempre conviven en paz. Es el caso de los improvisadores, que se autoadjudican la invención y autenticidad de los espectáculos de improvisación, que actualmente ascienden a casi una decena.

Esta técnica surgió en Canadá, en 1977 y fue patentada por Ivon Leduc y Robert Gravel. En Buenos Aires se practica desde 1988 pero cobró notoriedad hacia fines de los '90 y consiste básicamente en espectáculos donde las situaciones y estilos son propuestos por el público, mientras los personajes se construyen en escena espontáneamente, sin guiones previos.

Pese a basarse en lo mismo, las diferencias de criterio entre los improvisadores son notables. Este diario consultó a los más importantes, que criticaron a la competencia con la misma facilidad con que hablaron de su arte. Veamos.

El grupo de improvisación «Sucesos Argentinos» presenta «Clásico» y «Cinemascope», que indaga en los diferentes estilos cinematográficos. Marcelo Savignone, su director, dijo a este diario: «La diferencia con otros grupos radica en que nosotros somos una Compañía teatral y la improvisación es una de esas ramas. Somos actores que investigamos, no sólo apostamos a improvisar sino a la situación teatral. Nuestro trabajo está orientado más allá del efecto, del gag, como ocurre en el «Match de improvisación» de Mosquito Sancineto, un efectista».

Mosquito Sancineto
(que está presentando «Mosquito Industria Argentina», basado en los diferentes géneros del cine argentino, en El Vitral), expuso otro punto de vista «El hecho teatral debe tener su efecto, sea éste estético, o que busque el entretenimiento, o la emoción».

Quienes se dedican a este género destacan la disciplina en el entrenamiento. Sin embargo, sobre este punto también hay visiones contrapuestas. Savignone dijo: «Hay que ser disciplinado y eso puede generar miedo en los actores. Sin embargo, sé que a Mosquito se le va gente no sólo por ser riguroso sino porque él se pone por delante de su trabajo. Con «Sucesos» no ocurre eso, el grupo es lo que importa, no las individualidades. Mosquito hace «El match de Mosquito», «Sucesos» no es mío».

Respecto del «divismo», Sancineto sentenció: «Me envidian. Que se pongan la peluca y se luzcan como yo. Si Mosquito es interesante por el sexo o la imagen, que lo acepten, es mi sello personal».

Otro grupo es
«Misión improvisación», que nació hace tres años y desde entonces creció notablemente. Presenta un espectáculo con tres actores en escena, construido sobre cuatro improvisaciones de unos 20 minutos cada una, surgidas de los temas y estilos que propone la sala. No hay equipos ni árbitro. Además de las funciones en El taller, los sábados a la medianoche, el grupo comenzó una temporada en el Auditorio del Pilar, pasando de un teatro de 90 butacas a uno de 200.

Los integrantes de
«Misión Improvisación», Matías Rocco, Gustavo Slep y Román Utge, dijeron a este diario: «Profundizamos en la historia y la desarrollamos con su principio, nudo y desenlace. No apuntamos al gag, ni al match, acá no hay partido de nada, ni equipos. Nos consideramos un grupo de teatro que desarrolla la técnica de improvisación pero que además tenemos proyectos por fuera de esa técnica».

Entretanto, hasta el 20 de diciembre se realiza en Buenos Aires el 2º Festival Internacional de Improvisación Teatral organizado por la Liga Profesional de Improvisación (LPI), con elencos de Argentina, Colombia y Chile. Con sede en el Teatro Liberarte, la dirección es de
Ricardo Behrens, cuya técnica conjuga el teatro con la estética deportiva.

Behrens
adquirió hace tres años los derechos de autor del juego a Ivon Leduc y Robert Gravel. «En los primeros matchs jugábamos con Mosquito, también estuvimos juntos en el Rojas pero yo quise profesionalizarme en el tema del juego, sus reglas internacionales. El supuestamente decidió hacer otra cosa pero hace lo mismo. Tan es así que el espectáculo de Mosquito es similar al nuestro y se le inició juicio por plagio».

En tanto, el festival no es bienvenido por todos los improvisadores: «Ese festival es una gran mentira» opinó
Savignone «No hay trabajo por detrás, es efectista. Son líneas donde cualquiera improvisa, suben al escenario a gente que estudia hace sólo tres meses. No me parece serio».

Sólo en este punto,
Sancineto coincidió: «Ni loco participo en ese Festival, es más de lo mismo y se hace con fines económicos. Tenemos la misma escuela de improvisación porque muchos han pasado por la mía y después no lo dicen, pero son clones nuestros. Los más profesionales somos nosotros y «Sucesos».

Dejá tu comentario

Te puede interesar