La hija de Romy Schneider hará su primer protagónico

Espectáculos

Viena (EFE y Especial) - Sarah Biasini, de 29 años, es la cuarta generación de una famosa y trágica estirpe de actores, y después de haber hecho algunos pequeños papeles en el cine (se la vio recientemente en «La desaparición de Madame Rose», sobre la novela de Agatha Christie), se dispone a encarar por primera vez un protagónico en el cine. Hará una película que tiene que ver con el nazismo, un tema que marcó oscuramente la vida de su abuela.

Sarah es la hija de Romy Schneider, quien a su vez era hija y nieta de actrices. La abuela de Sarah, Magda Schneider, tuvo una tormentosa relación con la desafortunada protagonista de «Sissi emperatriz». Magda, nacida en Alemania en 1909, llegó a convertirse en una de las divas más importantes de los años de la República de Weimar, es decir, de los años que precedieron la llegada del nazismo al poder.

Su película más importante fue «Libelei», que rodó en 1932 Max Ophüls, un estupendo melodrama que contribuyó a cimentar la fama de su director. Sin embargo Ophüls, que era judío, debió escapar de Berlín el mismo día del estreno de la película. El destino de su protagonista fue completamente distinto.

Magda Schneider no sólo permaneció en Alemania, sino que fue durante un tiempo una confesa admiradora del régimen nazi. Algunas versiones señalan que llegó a ser alguna vez amante del propio Hitler. Si bien la actriz se arrepintió rápidamente de la dirección que tomaba su vida (lo que le valió durante algunos años la marginación de uno y otro lado), la marca estaba hecha.

Romy Schneider tardó mucho tiempo en reconciliarse con su madre. Sus relaciones fueron durante años extremadamente conflictivas. Romy, que había sido internada pupila por su madre en su infancia, también fue promovida por ella como joven revelación para el cine cuando tenía 15 años. Pasó mucho tiempo para que la hija pudiera hacer públicos sus recuerdos de aquel tiempo.

La muerte de Romy Schneider se produjo en 1982: el corazón le falló once meses después de la trágica muerte de su hijo David, hermano de Sarah. El adolescente tenía 14 años y murió desangrado luego de caer sobre las puntas de una de las rejas del jardín de sus abuelos.

Su hermana Sarah filma en estos días, en Viena, una película donde el tema vuelve a ser el nazismo y la mala conciencia. La historia trata la relación amorosa entre un alemán y una francesa durante la época nazi y la posguerra, que simboliza, según sus productores, el proceso posterior de unificación europea.

Según la prensa de Viena, Sarah ha aprovechado su estancia en Viena para familiarizarse con la ciudad natal de su madre, cuyo idioma, el alemán, quiere aprender. La coproducción austrofrancesa del director Franck Apprederis se ocupa del amor entre una chica francesa con un soldado alemán, que años después de la guerra vuelve como periodista a París.

La pareja, que tiene un hijo, se enfrenta al odio de los franceses hacia las mujeres que mantenían relaciones amorosas con «el enemigo», a lo que se refiere el título del filme: «Wir sind so verhasst», que podría traducirse por «Nos odian tanto».

Según Apprederis, se trata de «una películasobre amor y paz» ante el trasfondo del proyecto de la UE «que ha garantizado una paz duradera, de más de 60 años, en Europa».

Para Sarah Biasini, esta es su tercera película después de su debut, hace dos años, en «Julie, chevalier de Maupin» y el pequeño papel en «La desaparición de Madame Rose». Hace un año se presentó por primera vez en el teatro, actuando en «Descalzos por el parque», de Neil Simon, en el Teatro Marigny de París.

El rodaje de la película, que tiene un presupuesto de 3 millones de euros y que ha sido vendida ya por anticipado a cadenas de televisión en Francia, Bélgica, Polonia, Grecia y Eslovaquia, se llevará a cabo hasta mediados de septiembre en Viena y proseguirá hasta el 7 de octubre en París. Si hay algo que Sarah evita siempre es responder preguntas acerca de su familia: «no quiero parecerme a nadie. Mi vida como actriz es completamente independiente», contesta en cada caso.

Dejá tu comentario