Laclau devuelve el placer de la "chanson" francesa

Espectáculos

«Par les routes de France II». Canciones y poemas de diversos autores. Int.: A. Laclau. Mús. acompañante: M. Fernández. (Clásica y moderna.)

Ensamblar bellísimos poemas con canciones que han marcado toda una época es una idea que puede plasmar en un excelente show.

Las entrañables poesías de Brel, Eluard, Prévert y Borges sirven a Alejo Laclau de hilo conductor para enhebrar una historia de amor que va desde la intimidad hasta el fervor de la multitud. El resultado es la emoción, porque a través del repertorio elegido, la nostalgia se adueña del corazón de quien escucha las voces de una época en la que la belleza aún prevalecía sobre la vulgaridad.

Desde
«Ne me quitte pas», hasta «La vie en rose» y desde «Las hojas muertas», pasando por «Et maintenant» y «La boheme», la punzante ternura de las canciones se mezcla con la evocación de los intérpretes que las hicieron famosas, recuperando un espíritu que retrotrae al espectador a la memoria de una especie de paraíso perdido en el que reinaban Trenet, Edith Piaff, Aznavour y Gilbert Becaud, entre otros.

Con
«Lili Marlène» y «Paris en colère», resurgen las voces de un país que ignoraba la decadencia y entronizaba el valor y la esperanza, y por sobre la tristeza de «Que reste-t-il», se impone la energía apasionada de «Je ne regrette rien».

Alejo Laclau
tiene una bella voz y su soltura actoral le permite crear un clima diferente para cada una de las canciones y poesías que interpreta.

Su rigurosa formación musical, iniciada en el Collegium Musicum, completada en el Instituto Nacional de Arte del Teatro Colón, lo faculta para abordar diferentes géneros y lo hace de un modo casi coloquial, sin divismo y con sencillez, logrando que la emoción impere sobre el oficio.

El pianista
Mariano Fernández es un acompañante perfecto, cuya intuición lo lleva a identificarse absolutamente con los climas que cada interpretación requiere. En suma: un placer.

Dejá tu comentario