Festival: dos criollas hechas en Asia y homenaje a Godard

Espectáculos

Mar del Plata - La tercera jornada de la Competencia Argentina en el Festival de Cine de Mar del Plata presentó ayer “Noh” y “Metok”, que fueron filmadas íntegramente en Asia, en idioma original y con protagonistas asiáticos. “Noh” tiene tres directores, Marco Canale, gestor de la historia, Ignacio Ragone y Juan Gebauer, quienes, por momentos, trabajaron por separado. La película fue íntegramente filmada en Tokio. Con la excusa de los Juegos Olímpicos, Canale viajó a la capital de Japón para filmar una obra del teatro Noh. En medio de la filmación, descubre que una de las actrices, dueña de uno de estos teatros, está a punto de perderlo porque su hijo, ante la muerte del padre, desea venderlo para que sea demolido. Canale ve la oportunidad de que su película pueda conmover a la opinión pública y, así, evitar la demolición.

“Metok”, de Martín Solá, cineasta argentino radicado en Italia, es el cierre de la trilogía dedicada a territorios en conflicto, iniciada en Palestina con “Hamdan” (2013) y seguida en Chechenia con “La familia chechena” (2015). Ahora el director sigue la historia de una monja budista que partió muy chica de Tíbet para estudiar budismo y medicina en La India y que, faltando un año para terminar su formación, recibe el llamado de su madre, que le pide que regrese a su hogar para asistir en el parto a una vecina del pueblo. Las ansias por ayudar a la mujer y sus deseos por reencontrarse con su familia son el impulso de Metok para realizar una peligrosa travesía en la que deberá cruzar un río, atravesar montañas a través de cuevas e intentar esquivar al Ejército chino. Ambos films se pueden ver hasta el jueves, gratis, por streaming.

En esta edición se decidió rendir un homenaje a una figura señera de la nouvelle vague, Jean-Luc Godard, con la instalación audiovisual “Accueil livre d’image” en Villa Ocampo y el libro editado por el propio Festival, “El libro de imagen”.En el acto de presentación del libro y la instalación estuvieron presentes el presidente del INCAA, Luis Puenzo; el presidente del Festival, Fernando Juan Lima; su directora artística, Cecilia Barrionuevo; el agregado audiovisual de la Embajada de Francia, Rémi Guittet; el secretario de Cultura de Mar del Plata, Carlos Balmaceda; y el crítico de cine, David Oubiña. “El libro de la imagen”, que fue presentado hace tres años en el Festival de Cannes, trabaja a partir de fragmentos de films de otros realizadores, películas caseras y de noticieros, con los que Godard, “reescribe” su versión del cine como viene sucediendo desde hace años en su obra. La instalación montada en el Centro Cultural Victoria Ocampo (que se puede visitar hasta el domingo 28, cuando finaliza el festival), fue definida por los organizadores como “una zona de hospitalidad alrededor de la película”, con ocho altavoces visibles, muy parecido al montaje en el que se creó en el estudio casero de Godard.

En cuanto al libro presentado por el festival, que dio origen a una editorial del INCAA, que también comprenderá los libros ya publicados por la Enerc -según anunció Puenzo-, “nace de un dispositivo de montaje: parte del texto original de Jean-Luc Godard y se convierte en un emplazamiento en otra lengua, una remake ilustrada por fotogramas de 48 cineastas latinoamericanos”, describe el comunicado del festival. “El resultado es un libro en el que el pase de páginas ilumina encuentros aleatorios o rimas provocadas, afinidades y contrapuntos entre el maestro suizo-francés y todo un continente de creación”, agregó.

Dejá tu comentario