Spiderman desencadenado en la nueva y entretenida secuela

Espectáculos

El film recobra, contra experiencias previas, las aventuras de un chico inseguro a los saltos.

Luego de sus correrias europeas del film anterior, el más humano de todos los superhéroes empieza esta película temiendo lo peor que le podría pasar a estos tipos con doble vida: su verdadera identidad del nerd adolescente Peter Parker esta viralizándose. Lo que hace que la nueva entrada en la saga dirigida por Jon Watts y protagonizada por Tom Holland empiece a todo trapo con este candente conflicto que es la peor pesadilla de todo paladín de la justicia que, por más capaz que sea para combatir contra monstruosos villanos, siempre temblará ante la idea de salir del closet. La premisa de “Spider-Man: No Way Home” es cool como ninguna de las 5 peliculas previas (las 3 de Sam Raimi y las 2 de Watts), sólo que apenas al segundo acto queda claro que esto será más psicodélico e ingenuo, algo inédito en Marvel.Lo que por otro lado no deja de tener su encanto.

Para entender por qué Jon Watts (autor de la versión televisiva sobre el formidable periódico apócrifo de corrosivas fake news, “The Onion”) se deja llevar por la influencia alucinógena del Dr. Strange (el superhéroe que recorrió el camino a Katmandú es coprotagonista y se luce de lo lindo), hay que recordar el stress que experimentó Sam Raimi para culminar la primera gran trilogía de Spider Man. Aquí Watts en cambio se excede ex profeso, haciendo que Peter Parker le pida a Dr, Strange que le facilite algún gualicho himalayo para reparar su exposición publica, lo que no parece la mejor idea, y desde ya no sale nada bien. De hecho, sale tan mal que de algun modo que aquí no trataremos de explicar, súbitamente aparecen los villanos de las películas de Spider Man de Sam Raimi, es decir el Green Goblin encarnado por Willem Dafoe y el tentaculado Dr. Octavius que tan bien personificó Alfred Molina, cuyo regreso, es fabuloso.

Esto a pesar de que con el verso del “multiverso” aquí todo vale, lo que por un lado da lugar a escenas divertidísimas a todo nivel (gran super acción), pero tambien a una serie de baches narrativos que promediando la mitad de las dos horas y media de proyección se hacen muy evidentes, con el agregado de un desenlace al que una edición mas rigurosa le hubiera quitado ciertas tendencias kafkianas, por decirlo de alguna manera. Pero los múltiples buenos momentos, el espíritu lunático general, las imágenes dignas de las neuronas atibetanadas de Dr. Strange (Benedict Cumberbatch, por supuesto) más un elenco que además de Dafoe y Molina incluye a Zendaya, Marisa Tomei, J. K. Simmons, Jamie Foxx y Daniel Favreau, son factores que ayudan a redimir los puntos flojos.

Finalmente, luego de recientes odiseas pretenciosas como “Eternals”, da gusto retomar las andanzas de un pobre pibe de barrio como Peter Parker, que siempre anda a los saltos., en éste o cualquier universo.

“Spider- Man: sin camino a casa” (“Spider-Man: No way Home”, EEUU, 2021). Dir.: J. Watts. Int.:T. Holland, Zendaya, W. Dafoe, A.Molina.

Temas

Dejá tu comentario