"Me crispa un poco ser recordado sólo por The Full Monty"

Espectáculos

(01/02/2002) Madrid (EFE y ASN) - Tras el éxito internacional de su primer largometraje, «The Full Monty» (nominada para un Oscar a la Mejor Dirección y premiada finalmente por su banda sonora), el director británico Peter Cattaneo, volvió a la comedia con trasfondo musical en su segundo film 'Lucky Break', intentando probar que es algo más que el director de un sólo éxito.

«No sé si seré siempre sólo el director de 'The Full Monty'. Cuando era adolescente fantaseaba con ser recordado por algo, y quizá lo seré por esa obra, y eso me hace sentirme orgulloso, pero en ocasiones también me siento como si llevara una camiseta con el cartel de esa película y me crispo por ello»
, lamenta a medias Cattaneo en vísperas del estreno español de «Lucky Break» (el 8 de febrero).

«Habría disfrutado más del éxito si no hubiera sido mi primer trabajo, porque en aquellas circunstancias me quedé atónito»,
añade un director, que, sin embargo, disponía de una sólida carrera previa a «The Full Monty», construida sobre estudios superiores de arte y cine seguidos de una nominación a un Oscar por su primer cortometraje y varios destacados trabajos para la televisión británica.

Comedia musical

Su segundo largometraje, «Lucky Break» es una comedia musical y al mismo tiempo una historia de evasión carcelaria al estilo clásico. «Lucky Break» comparte con el título anterior de Cattaneo elementos que el cineasta reconoce como propios: «Me encantaría hacer un musical sin más, pero en cualquier caso, la música me apasiona y será siempre una presencia en mis películas», explica.

«Desearía creer que en mis dos películas se ve a personas viviendo en las peores circunstancias, que luchan y logran algo, amor, autoestima, la libertad... además, me encanta ver gente haciendo algo para lo cual no tienen aptitudes, me fascina la adaptabilidad del ser humano y, por ejemplo, en una cárcel habrá infinitos intentos de fuga distintos»
, añade.

«Lucky Break»
, protagonizada por James Nesbitt, Lennie James, Olivia Williams y Christopher Plummer, cuenta cómo, tras un asalto fallido a un banco y la consiguiente condena, dos delincuentes de poca monta idean aprovecharse de la afición del director de la cárcel por los musicales de Broadway para intentar una fuga.

Los dos reos (y otro grupo de prisioneros) construyen sus planes utilizando las propuestas de una terapeuta de la prisión e inician los ensayos de canto e interpretación para una comedia musical en la propia cárcel.

«Detrás de los protagonistas hay en la película todo un coro de personas que no son actores profesionales sino que proceden del filo entre lo legal y lo ilegal: un portero de locales nocturnos, un luchador profesional...»,
explica Cattaneo. «Todos eran inexpertos y les pasó durante el rodaje lo mismo que en la película, que comenzaron a preocuparse por el maquillaje y a comparar su traje con el del otro», continúa el director, que eligió temas musicales difíciles para el único actor que sí cantaba, James Nesbitt.

El realizador quería que ninguno supiera cantar para que el proceso de aprendizaje reflejado en la película fuera lo más real posible.
«Actuar mal si eres bueno es muy difícil», comenta Cattaneo, quien a pesar de haber recibido ofertas para trabajar con estrellas estadounidense eligió actores británicos porque quería tener el control de su película y porque «hubiera sido poco creíble tener a una estrella de Hollywood en una prisión británica, y las estrellas británicas son demasiado caretas».

«En 'Lucky Break' hay un momento en el cual la terapeuta y el director de la prisión debaten sobre si es mejor que los reclusos hagan una comedia sobre la realidad u otra de evasión. Eligen la segunda, y eso hice yo, una película simplemente entretenida»
, finaliza el director.

Expectativa

La aclaración sobre su mera intención de entretener no es gratuita. Es que hace unos meses, Peter Cattaneo recibió opiniones encontradas cuando presentó «Lucky Break» en el Festival de Edimburgo, el mismo donde dio a conocer la obra que le hizo ganar un Oscar.

Según dijo en ese momento, Edimburgo siempre será su certamen favorito, porque:
«Hace 10 años, vine con un trabajo de estudiante titulado 'Spotters' y me llevé el Premio al Mejor Director Joven del año. En 1995, volví con una película para televisión, 'Loved up', que también tuvo éxito, aunque nada comparable al de 'The full monty' en 1997".

La expectativa que despertó
«Lucky Break» entre los críticos y el público que asistió a esa muestra era enorme, no sólo por el buen recuerdo que dejó «The Full Monty» sino también porque el rodaje le tomó a Cattaneo nada menos que 3 años. Aunque el público la recibió bien, algunos críticos se mostraron decepcionados por «la repetición de la fórmula» y porque a diferencia de «The full monty», «aquí Cattaneo no mezcla humor con conciencia social sino que se limita a hacer una película entretenida, sin compromiso y utilizando los mismos gags y actores que tan buen resultado le dieron anteriormente».

Dejá tu comentario