Murió una musa del anarquismo

Espectáculos

Emma Barrandeguy, narradora, poeta y dramaturga, ha fallecido en Gualeguay, Entre Ríos, el 19 de diciembre. Había nacido allí el 8 de marzo de 1914. Se formó como escritora en su ciudad natal con Carlos Mastronardi y Juan L. Ortiz. En Buenos Aires ejerció el periodismo en la revista «Vea y Lea» y en la redacción del diario «Crítica».

En sus palabras: «Hice de todo. Trabajé como voluntaria en el Instituto de Orientación Vocacional, hice traducciones para El Ateneo y Emecé, estudié la carrera de Filosofía a los 50 años, vendí alhajas por toda la ciudad, menos a los policías y a los maestros, porque ésos nunca pagaban, abracé el anarquismo y las mateadas con mis amigos anarquistas en la biblioteca de la Federación Libertaria Argentina de la calle Brasil, trabajé durante dos décadas para el diario Crítica y fui la secretaria privada de Salvadora Medina Onrubia, la esposa del dueño de Crítica, Natalio Botana.»

De su vasta producción literaria,«Las puertas» (1964), «El andamio», «Amor, saca amor» (1970), «No digo que mi país es poderoso» (1982), «Los pobladores» (1983), «Crónica de medio siglo» (1984), « Salvadora : una mujer de 'Crítica'» (1997) y «Habitaciones» (2002) resumen la historia argentina del último siglo.

No tuvo hijos pero sí un único marido en 1939, un norteamericano pobre, motociclista y acróbata, de esos que llegaban en troupes y hacían pruebas de riesgo en círculos de la muerte o aros de fuego. «Tiempo después se empleó en un barco petrolero, fue a visitar a su madre a Boston y jamás regresó».

Ha muerto como vivió: «No añoro ni me arrepiento de nada. Quiero el hoy, lo elijo. Elijo los paseos por mi jardín en Gualeguay, aun con bastón o acompañada; elijo el placer de escribir de noche, de revisar mis apuntes y fumar mis siete cigarrillos diarios; elijo los asados que hago a la parrilla aunque a veces me salgan desabridos; elijo a los jóvenes, porque pese a todo lo malo que se dice de ellos son los únicos que pueden construir el futuro.».

Dejá tu comentario