Dopazo: "Las plataformas enriquecieron el oficio"

Espectáculos

La actriz de "Caballos salvajes" asegura que, con las exigencias del streaming, han ganado las búsquedas estéticas y la profesionalización.

¨En la TV del pasado había una mayoría que lo hacía por oficio y llegaba por herencia antes que por vocación. Con las productoras primero, y ahora el streaming, hay más profesionalización y búsqueda artística; ni hablar de la ley de cupo, antes impensada¨, dice Cecilia Dopazo, quien protagoniza la serie ¨El mundo de Mateo¨, junto a Fernán Mirás, Luciano Cáceres y Federico D´Elía, dirigida por Mariano Hueter y que puede verse por Flow. En teatro se presenta en ¨Radojka¨ con Patricia Palmer en el Picadilly. Dopazo también hizo una participación para ¨Pequeña Victoria¨ que pasó de Telefé a Amazon. Dialogamos con la actriz de ¨Clave de sol¨, ¨Tango Feroz¨ y ¨Caballos salvajes¨.

Periodista: ¿Qué le interesó de la serie y cuáles son los temas que toca?

Cecilia Dopazo: La posibilidad de trabajar en un policial, porque nunca lo había hecho. El género tiene reglas precisas, para ver y para hacerlo del otro lado. El personaje es el más dramático que interpreté porque es una mujer que vive la peor tragedia, se muere su hijo, lo asesinan. En la primera temporada mi personaje está en shock, vulnerable, muerta en vida, y en la segunda pega un giro, empieza a buscar la verdad, comprueba la corrupción que impide llegar a la justicia, y ahí tiene una motivación. El personaje intenta descubrir qué pasó con una energía demoledora. Los temas que aborda son el bullying, la impunidad, la corrupción y la necesidad de llegar a la verdad.

P.: En su recorrido por TV y cine, ¿qué momentos destacaría del pasado y las diferencias con el trabajo hoy?

C.D.: Cuando entré en ¨Clave de sol¨ había cuatro canales de TV, menos opciones, la televisión estaba muy presente en todas las casas con la llegada incipiente del cable. En esos canales había un método organizado. Quedaban vestigios de la dictadura en ese método, empleados estatales de épocas pasadas, técnicos, utileros, apuntadores, sonidistas, que heredaban esos puestos de sus padres y abuelos. Esos eran oficios heredados y no respondían a una vocación. El enorme cambio llegó con las escuelas de cine y la demanda para estudiar. Polka marcó un cambio enorme en las series, con exteriores que remitían al cine, equipos técnicos más preparados, menos experiencia pero más estudio, vocación de contar una historia, desde un lugar más artístico con determinada búsqueda, separando en géneros sin lo homogéneo que era la telenovela. Se enriqueció la ficción, y con el cine pasó lo mismo gracias a la profesionalización. Ahora con las plataformas se abren más posibilidades. Falta un montón pero hubo un avance, también en relación a la ley de cupo, en el pasado impensada.

P.: ¿Que puede decir de ¨Radojka¨ en teatro?

C.D.: Está escrita por dos uruguayos, con un principio, desarrollo y fin, y dos puntos de giro, lo que responde al teatro más clásico. No sólo construye mundo sino también personajes y conflicto, algo que no siempre está presente. Este es el tipo de teatro que más me gusta. La historia trata sobre dos mujeres que cuidan a una señora mayor y ellas a la vez son grandes y ven peligrar su trabajo. Una de ellas urde un plan desopilante pero verosímil, aunque disparatado y lleva adelante la acción. La otra pone palos en la rueda hasta que se unen. Toca cuestiones como la ética, el límite y lo que se está dispuesto a hacer para lograr lo que uno quiere.

P.: ¿Cómo viene de público? ¿Nota que se anima más a salir y al teatro?

C.D.: Agotamos al 50% del aforo y por eso agregamos funciones. Es una obra divertida y el público se ríe, se sorprende. Es gratificante en estos tiempos tan dramáticos pasar una hora y veinte olvidando el afuera y riendo. Pensábamos que con el barbijo no íbamos a percibir a la gente y su reacción, y sin embargo se escucha y se ve todo, en el aplauso vemos los ojos, es conmovedor. Patricia dice al final unas palabras, que en este año todos alguna vez hemos estado cerca de la muerte o vivido situaciones dramáticas, y estar ahí es un descanso de eso. Ese deseo y necesidad de acercarse al hecho artístico, y para nosotros trabajar. Esto también es un apoyo al teatro para que la rueda sigue girando.

P.: ¿Proyectos?

C.D.: Es difícil proyectar, más allá del futuro inmediato. Hay varias propuestas para gira, tenemos pendiente Santa Fe y nos ofrecen Mendoza, Córdoba, el conurbano. En diciembre de 2020 me llegó el proyecto de esta obra, más el policial y una participación en ¨Pequeña Victoria¨ para Amazon. Nunca hice tres cosas simultáneas.

Dejá tu comentario