Show business

Espectáculos

KIDMAN CON HIRCHSBIEGEL

Nicole Kidman protagonizará la primera película en inglés del director de «La caída», el alemán Oliver Hirschbiegel. Se trata de una historia épica de ciencia ficción. Hirschbiegel, también director de «El experimento» (donde, metafóricamente, el tema nazi también estaba presente) filmará « Invasión» («Invasion») con producción de Joel Silver («Matrix») para los estudios Warner Bros. Según «Daily Variety», Kidman, de 38 años, cobrará 16 millones de dólares por su papel en la película, cuyo rodaje comenzará en setiembre.

CONTRA LA VOLUNTAD DE GIBSON

La Cinemateca de Tel Aviv exhibirá «La gran pregunta», documental de Francesco Cabras y Alberto Molinari, actores de «La Pasión de Cristo», de Mel Gibson, quien vetó por disconformidad con sus planteamientos el documental. «A Gibson le gustó el film artísticamente pero, teológicamente, no», declaró Cabras al diario «Yediot Aharonot», antes de estrenarse en Israel, donde la obra de Gibson fue exhibida aunque repudiada por algunos sectores como «una obra del más rancio antisemitismo». El documental, un estudio sobre «la esencia de Dios», fue rodado en el mismo estudio donde Gibson rodaba «La Pasión». «No se trata de una película religiosa sino de una creación cinematográfica dirigida por igual a creyentes, ateos y a quienes buscan un sentido a sus vidas», dijo Cabras.


PRODUCTORES CONTRA PIRATAS

La Asociación de Productores Cinematográficos de Estados Unidos (MPAA, por su sigla en inglés) inició el lunes en Hollywood una nueva serie de juicios en una gran batalla contra la piratería de películas en Internet. La MPAA, que representa los intereses de los grandes estudios, precisó que se está movilizando tras la reciente decisión de la Corte Suprema, que sienta jurisprudencia en el sentido de que las redes de intercambio de películas punto a punto, así como el software con el cual funcionan, pueden ser responsabilizados por distribución ilegal. La entidad hizo saber que inició juicios a supuestos piratas en todo EE.UU., exigiendo multas de hasta 150.000 dólares por cada película pirateada y entre cinco y diez años de cárcel.

Dejá tu comentario