Joshua Mintz: "El streaming volvió más difícil crear un éxito que hace diez años"

Espectáculos

El objetivo, sostiene, es ampliar las producciones internacionales ante el aumento de la demanda de productos diferenciados, que incluyen lo local.

“El reto de los ejecutivos en las empresas de contenidos consiste en entender a su audiencia y servirla; lo más difícil es cómo monetizar”, dice Joshua Mintz, flamante director ejecutivo de Contenido de Dori Media, que busca ampliar las producciones internacionales ante el aumento significativo de la demanda, especialmente en los países latinos. Mintz trabajó en la industria de la televisión durante más de 30 años, con posiciones en Telemundo, Televisa y Univisión, entre otras. En 2014 ganó un Emmy por “El señor de los cielos” como mejor programa en lengua no inglesa en horario central de EE.UU. Dialogamos con él.

Periodista: ¿Cómo se posiciona Dori Media para ofrecer contenidos competitivos?

Joshua Mintz: El trabajo es localizar la demanda, conseguir historias, hacer paquetes con socios para producir y distribuir los contenidos que estas plataformas están buscando. El foco es servir la demanda haciendo la oferta correcta. El mercado ha cambiado a velocidad increíble y no en los últimos cinco años sino cada año. La pandemia transformó la manera en que la gente consume contenidos; hay nuevos gadgets, la movilidad telefónica hace que la calidad de las pantallas sea espectacular. Recuerdo la polémica con Tarantino porque no podía concebir, hace un año y medio, que sus películas se vieran en un teléfono. No sé qué respondería hoy ante tantas plataformas y nuevos distribuidores que se han consolidado.

P.: ¿Cuál es la tendencia hoy en series?

J.M.: Hoy es más difícil generar un éxito que hace diez años. Antes era más fácil clasificar un éxito, la monetización, evaluar una pantalla de TV por el rating, decidir sobre ciertas ventas internacionales y el negocio cerraba. Hoy, ante la oferta tan grande de plataformas, es más difícil. Decir que soy productor de TV es hoy algo equivocado por cuanto el aparato de TV es una caja que está apagada en muchas casas. Generar contenido se vuelve un reto difícil porque hay gran competencia. La definición de éxito ya no es local sino mundial, depende de que sea la primera en Netflix o Amazon. Hay un doble fenómeno, por un lado la internacionalización inmediata del producto y a la vez no deben ser historias necesariamente universales, pueden ser muy locales. Por ejemplo nuestro éxito en Apple TV, “Loosing Alice”, está hablada en hebreo y subtitulada a 15 idiomas. Así como una historia argentina o mexicana puede volverse un éxito internacional.

P.: La narconovela o narcoserie fue un boom de un momento, ¿a qué lo atribuye?

J.M.: “El señor de los cielos” tenía como telón de fondo el narcotráfico pero con estructura de melodrama familiar. Lo mismo “Los Soprano”, con la historia de la mafia en la vida familiar de Tony. Puede haber muchos telones pero los valores universales de la familia y los conflictos dentro del melodrama siguen vigentes. Hoy el público invierte poco tiempo en ver tu programa. Antes con un par de capítulos evaluaban si seguir una novela 120 horas. Ahora en un par de minutos deciden si verán 8 horas, todo es más competitivo. Dependiendo de la fuerza de la historia hay que decidir cuántos capítulos se pueden desarrollar. Todos conocemos los ingredientes de un éxito pero no sabemos bien qué cantidades van en la fórmula. Sabemos que tiene que haber una gran historia, con gran talento y buena producción. Pero eso tiene miles de variables. Muchos creyeron que la telenovela había muerto pero no es así sino que evolucionó, y se están haciendo grandes producciones de muchísima calidad. También hay más libertad que dan las plataformas en el hacer, antes había reglas que seguir, hoy uno tiene sus propias reglas. Por ejemplo hay más libertad de temas a tocar que antes eran polémicos. Me refiero a lo sexual, el dinero, las drogas, temas con gobiernos, con ejércitos, iglesia. Todo eso no se abordaba, hoy no hay temas prohibidos.

P.: ¿Qué lugar tiene la Argentina en la producción de contenidos?

J.M.: Por tradición ha producido y seguirá produciendo TV de calidad. Cuando trabajaba en Televisa las mejores historias venían de la Argentina, con escritores organizados y productoras importantes. Ha tenido altibajos en su producción, sin embargo, hay talento, capacidad instalada y profesionales. Es un momento ideal para producir en la Argentina, y estamos desarrollando historias para filmar cuando la situación sanitaria mejore. De Latinoamérica, la Argentina es la más potente.

P.: ¿Cuál es el negocio de las plataformas de contenidos si carecen de publicidad?

J.M.: Netflix tiene una base de suscriptores tan grande, que pagan de 7 a 15 dólares, que le da un cash flow importante y es más fácil pedir dinero prestado. Es una compañía que trabaja de esa manera. Hay un límite de cuánto se puede crecer, y cuando tocan el techo compran más negocios para seguir creciendo, por eso las megafusiones. Menos jugadores pero más grandes. También existen ciertos híbridos en sistemas de suscripciones con y sin publicidad, pero es temprano para saber cuál quedará; probablemente sea una combinación de ambas. Es un escenario que evoluciona tan rápido que en un año estas respuestas serán diferentes.

Dejá tu comentario