Venta de un Warhol a u$s195 millones bate dos récords mundiales

Espectáculos

Marilyn Monroe volvió a ser noticia en todo el mundo tras la aparición de Kim Kardashian en el Met Gala de Nueva York con el vestido de sirena con el que la estrella de “Los caballeros las prefieren rubias” entonó el recordado “Happy Birthday Mr. President” a John Fitzgerald Kennedy. Ayer, gracias a que una serigrafía de su retrato, “Shot Sage Blue Marilyn”, realizada por Andy Warhol, fue subastada en Christie’s por 195 millones de dólares, el precio más alto jamás pagado por una obra de arte estadounidense en una subasta.

Se trata también de un récord absoluto para una obra del siglo XX, luego que en 2015 “Les Femmes d’Alger (Version ‘O’)”, de Pablo Picasso, fuera vendido por 179,4 millones de dólares.

“Shot Sage Blue Marilyn”, subastada en Nueva York, es uno de una serie de retratos que Warhol hizo de la actriz después de su muerte en 1962 y desde entonces se ha convertido en una de las piezas más conocidas del arte pop. Conservado en la colección de los marchantes de arte suizos Thomas y Doris Ammann, las estimaciones de preventa habían alcanzado hasta 200 millones de dólares. La pintura de Warhol, que falleció en 1987, se vendió por un precio de martillo de 170 millones de dólares. Las tarifas añadidas e impuestos le dieron un precio final de 195 millones de dólares. La venta rompió el récord anterior de una obra de arte estadounidense en una subasta de 110,5 millones de dólares establecida en 2017 para una pintura de 1982 de Jean-Michel Basquiat.

“‘Shot Sage Blue Marilyn’ es el pináculo absoluto del pop americano”, expresó Alex Rotter, presidente de arte de los siglos XX y XXI en Christie’s, en un comunicado en el que anunciaba la subasta. “La pintura trasciende el género del retrato, reemplazando al arte y la cultura del siglo XX”. El galerista Larry Gagosian, que se encontraba en la sala, se adjudicó la obra en una batalla de apenas cuatro minutos, junto a otros rivales.

La pintura está construida sobre una foto promocional de Monroe de la película de 1953 “Niagara” (“Torrente pasional”, de Henry Hathaway), proyectada con colores brillantes sobre sus ojos, cabello y labios. Warhol trasformó el retrato en un icono del arte pop, modificando los colores, dando un tono rosa de goma americana al rostro de la actriz, los labios rojos, celeste sobre los párpados y el cabello con un intenso color amarillo. Su título se refiere a un incidente en el que una mujer disparó a una pila de cuatro retratos de Marilyn en el estudio de Warhol con una pistola, aunque “Shot Sage Blue Marilyn” no fue alcanzado por una bala. En la serie documental “Los diarios de Andy Warhol”, que desde hace unos meses figura en la grilla de Netflix, el episodio del disparo contra el artista tiene amplia preponderancia.

Dejá tu comentario