Acciones argentinas cerraron mixtas en Wall Street; y el S&P Merval subió 0,4%

Finanzas

Las acciones argentinas cerraron mixtas este viernes en la bolsa de Nueva York, mientras que en la plaza local el S&P Merval cerró con leve alza en una plaza expectante de operaciones, a la espera de señales sobre la reestructuración de deuda soberana por unos u$s65.000 millones que finaliza el viernes próximo.

Las acciones argentinas cerraron mixtas este viernes en la bolsa de Nueva York, mientras que en la plaza local el S&P Merval cerró con leve alza en una plaza expectante de operaciones, a la espera de señales sobre la reestructuración de deuda soberana por unos u$s65.000 millones que finaliza el viernes próximo.

"Nos encontramos expectantes a las definiciones nacionales de cara al 22 de mayo", dijeron desde una sociedad de bolsa.

El índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires subió un leve 0,4%, a 39.388,33 unidades, encabezada por la mejora anotada en empresas energéticas.

En Wall Street, las mayores alzas fueron registradas por Despegar (9,3%), Corporación América (6%) y Central Puerto (5,7%); mientras que las bajas fueron lideradas por el segmento financiero, cuyas acciones cedieron hasta 2,2%

El Merval acumuló en la primera quincena de mayo una mejora del 20,3%, luego de concluir abril con alza del 34,3% y caer en marzo un 30%.

Bonos y riesgo país

Los principales bonos en dólares se dispararon este viernes hasta más de un 11%, lo que propiciaba una baja sustancial del riesgo país argentino, que tocaba mínimos en dos meses, en medio de algunas señales positivas que despiertan expectativa sobre las negociaciones de la deuda soberana.

Esquivando el malhumor externo observado este viernes, las subas de los títulos en divisas fueron lideradas por el Discount bajo ley argentina (+11,3%); el Bonar 2037 (+8,7%); el Argentina 2022 (+7,2%); y el bono centenario (+6,4%).

En consecuencia, el riesgo país, que mide el banco JP Morgan, bajaba un 6,5% a 2.842 unidades, el menor nivel desde el 10 de marzo.

Este viernes se observaron algunas apuestas tácticas impulsadas por la expectativa de un acuerdo a partir de las renovadas negociaciones entre el Gobierno y los acreedores.

"Si querés ver el vaso medio lleno, entendemos que quizás el silencio que predomina entre las partes es que las negociaciones realmente están fluyendo", dijo el Director de Portfolio Personal Inversiones, Santiago Abdala.

Aun así, según fuentes del mercado, las diferencias entre las partes rondarían por el momento los u$S10, cuando resta solo una semana hasta el 22 de mayo, fecha límite para evitar un nuevo default.

El Gobierno, que en primera instancia ofreció a los acreedores un recorte de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4% de sus bonos en dólares, extendió la fecha límite para llegar a un acuerdo hasta el próximo viernes, luego de que al vencimiento original no logró un apoyo relevante.

En dicho "día D", las autoridades argentinas deberán decidir si abonarán los intereses adeudados por u$s503 millones de los bonos Globales, dado que los tiempos para gestionar un "standstill" o cerrar el acuerdo ya no resultarían suficientes.

"En caso de inclinarse hacia dicho camino, el horizonte para llegar a un entendimiento sobre el valor presente neto y el diseño de la nueva propuesta se extendería dos meses más, hasta fines de julio", analizó el economista Gustavo Ber.

Para el especialista, ello resultaría conveniente dado que para cerrar exitosamente un acuerdo, que alcance las exigentes CACs (cláusulas de acción colectiva), y por lo tanto permita evitar el default, se debe lograr la aceptación no sólo de los bonistas 2016 sino también de los tenedores 2005/2010, los cuales resultarían más duros (tenedores de los Par y Discount).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario