Bitcoin: así usan el calor que generan los mineros para industrias y calefaccionar las casas

Las granjas de mineros consumen en el proceso importantes cantidad de electricidad y generan mucho calor.

Los equipos captan el calor residual del trabajo de los mineros.

Los equipos captan el calor residual del trabajo de los mineros.

Con la cotización de Bitcoin batiendo récords, el minado de criptomonedas pasa por una época de oro. Las “granjas” mineras son grandes galpones con potentes computadoras, estratégicamente ubicadas en regiones con bajos costos de energía. En el ciberespacio, los mineros generan monedas digitales, pero en el mundo real, en su mayoría consumen en el proceso importantes cantidad de electricidad y generan mucho calor.

Las granjas de Bitcoin tratan de instalar sofisticados sistemas de ventilación y cuentan con equipos de aire acondicionado, pero no siempre alcanzan. “Los mineros generalmente recorren el mundo en busca de precios de energía baratos, construyen instalaciones de varios megavatios y liberan calor a la atmósfera”, resume Jennifer Zee, especialista en minería de criptomonedas y tecnologías limpias.

Ella es cofundadora de MintGreen, empresa canadiense que recupera el calor residual de la minería de criptomonedas y lo vende a través de acuerdos de “captación de calor”.

Su primer producto comercial fue una plataforma de minería que colocó en cabañas de esquí y en la actualidad tiene dos pilotos: en una destilería de whisky, donde el calor se utilizará en el proceso de maceración para resaltar su sabor, y en las instalaciones de una fábrica que produce sal en escamas.

“Los proyectos actuales en nuestra cartera se encuentran en Canadá, pero nuestra tecnología es transferible a los mercados de todo el mundo. Lo que buscamos son lugares que necesitan calor durante todo el año y priorizan las fuentes de energía limpia. Hay muchas empresas con las que podríamos asociarnos, siempre y cuando tengan una demanda continua de calor”, explicó Zee en diálogo con Ámbito.

Granja de bitcoin
Granja de bitcoin

Granja de bitcoin

El otro gran objetivo del negocio son los contratos con operadores de energía municipales que utilizan redes de tuberías subterráneas para suministrar agua caliente a viviendas y manzanas enteras. Un mercado en crecimiento a medida que aumentan las preocupaciones por el cambio climático y se endurecen las regulaciones en muchas ciudades a nivel global. Hace solo unas semanas, la compañía anunció el cierre de su ronda de financiación inicial para distintos proyectos de este tipo.

¿Cómo funciona? “Se puede pensar en nuestro sistema como una caldera eléctrica que genera calor a través del proceso computacional de minar Bitcoin. Para ello diseñamos sistemas de inmersión de máxima eficiencia para mantener una huella ambiental pequeña. Gracias a eso firmamos acuerdos de varios años para la venta de nuestra calefacción a proveedores de energía, socios comerciales y universidades”, respondió.

El proceso es conocido como de “inmersión líquida”, en el que se emplean sustancias dentro de equipos de tamaño compacto que capturan de manera eficiente la energía térmica del calor residual para transferirla a la calefacción urbana o a industrias.

bitcoin.jpg
Los

Los "mineros" de bitcoin necesitan poderosas computadoras.

La tecnología de enfriamiento es vital para la minería de Bitcoin, por la cantidad de energía que se requiere para llevar a cabo la verificación de los bloques de datos que se agregan a la cadena y que operan como un libro de contabilidad, virtual y criptado, con todas las transacciones (mecanismo por el que los mineros obtienen su recompensa). Con equipos más eficientes desde el punto de vista energético, el minado también resulta más rentable.

Zee sabe que “la minería de Bitcoin ha sido criticada durante mucho tiempo por su consumo de energía”, pero dice que “lo que la mayoría no comprende es que la energía térmica que genera tiene una gran demanda para calentar hogares en muchos países”. Así, asegura “podemos lograr ambas cosas usando energía dos veces, con poco o ningún desperdicio”.

Un informe reciente del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge alertó que si Bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que la Argentina. Pero los defensores de la criptomoneda afirman que ese tipo de análisis no contempla que una parte de la industria se alimenta con energías renovables, con energía excedente que de otro modo se perdería o con equipos para generar su propia electricidad.

Te puede interesar