"Viento del este, lluvia como peste": qué hay detrás de los refranes sobre el clima

Información General

Para aclarar las bases científicas de estos dichos populares, un grupo de meteorólogos del Servicio Meteorológico Nacional realizaron el conversatorio "Mitos y Creencias", en el marco de las actividades por el 150° aniversario del organismo.

Los refranes sobre el clima abundan en nuestro lenguaje popular. "Viento del este, lluvia como peste", "norte duro, pampero seguro", "cielo aborregado, 24 horas mojado", son algunos de los que solemos repetir habitualmente y que se traspasan de generación en generación. Pero, ¿son ciertos?

Para aclarar las bases científicas de estos dichos populares, un grupo de meteorólogos del Servicio Meteorológico Nacional realizaron el conversatorio "Mitos y Creencias", en el marco de las actividades por el 150° aniversario del organismo.

Del evento participaron la directora Celeste Saulo, Cecilia Villegas, Marcelo Ceballos y Cindy Fernández, además de la moderación de Daniel Roggiano.

"Viento del este, lluvia como peste"

La meteoróloga Cecilia Villegas indicó que "hay algo de cierto" en este refrán. "Al oeste tenemos la cordillera, al sur un área oceánica y al este el Río de la Plata; el viento del este trae consigo las condiciones de humedad que aporta al territorio sumando una herramienta más para desarrollar precipitaciones".

"Cuando hay viento del este de manera sostenida por varias horas o algunos días y se combina con otros factores comienza a precipitar; nosotros tenemos muchos fenómenos con vientos del este y no alcanza solo con eso para que llueva", aclaró.

"Norte duro, pampero seguro" y "norte claro y sur oscuro, aguacero seguro"

En este caso, Cindy Fernández apuntó que estos dos dichos tienen que ver con el pasaje de los frentes fríos. "Cuando hay viento norte persistente, después viene el pampero que es el viento del sur y con el cambio en la dirección del vient, se produce un descenso de la temperatura que si están dadas otras condiciones puede precipitar", explicó.

"Cielo empedrado, piso mojado",

Marcelo Ceballos señaló que "en el norte argentino es muy común el 'cielo empedrado' por la presencia de nubes que anticipan el ingreso de aire caliente y el desmejoramiento del tiempo".

atardecer.jpg

"Burbujas en los charcos, lluvia para rato"

Este refrán puede explicarse "por la capacidad de los líquidos para asimilar gases a bajas temperaturas y liberarlos cuando se calientan", dijo Villegas.

En este sentido, amplió que "cuando las gotas caen de nubes a gran altura suele ser frías y en su trayectoria van incorporando gases de la atmósfera; cuando esas gotas forman charcos su temperatura empieza a elevarse y las burbujas que se ven son los gases que van liberando".

"Rojo de tarde, buen tiempo de espera"

Villegas contó que "los sistemas de alta presión anticiclónicos bajan la columna de aire y aplastan sobre el horizonte las partículas en suspensión que por efecto de la luz solar dan el tono rojizo; estos sistemas de alta presión están asociados a días de buen tiempo y es por eso que si tenemos un atardecer en tonos rojizos, tengamos al día siguiente una jornada soleada".

"Cielo rojo matutino, mal día para el marino"

Por último, Fernández aportó que "en los océanos los sistemas de alta presión se dan en lugares que los marineros aprendieron a identificar y evitar, porque si veían el efecto rojizo en el cielo sabían que iban a tener poco viento y el barco no se iba a mover".

Dejá tu comentario