Dato clave por el crimen de Gastón: reconocen huellas digitales de la escena del crimen

Información General

Según pudo saber ámbito.com, la Justicia reconoció las huellas digitales que se encontraron en la escena del crimen de Gastón Bustamante, el niño asesinado durante un robo en su casa en Miramar el lunes pasado. Los peritos determinaron que las muestras recogidas pertenecen a un joven de 20 años con antecedentes penales.

Fuentes judiciales precisaron que las huellas pertenecen a Luis Damián Cañete quien estuvo detenido en la unidad 44 de la cárcel de Florencio Varela durante un año y salió el pasado 22 de septiembre. El reo cayó un año atrás por robo en Mar del Plata y condenado a un año de prisión efectiva.

Ayer fueron liberados dos primos que habían sido aprehendidos como sospechosos del crimen de Bustamante al no haber elementos que los incriminen en la causa. "Se hicieron una serie de tareas periciales y además hemos allanado su domicilio y, por el momento, no hay ningún elemento que los comprometa en el expediente. Por eso dispuse su inmediata libertad, pese a que se los seguirá investigando", había dicho el fiscal respecto Rodolfo Moure a cargo de la investigación.

El representante del Ministerio Público había indicado que, en la escena del crimen, los peritos de la Policía Científica levantaron "seis huellas digitales y palmares" de los presuntos autores del hecho. Entre esas huellas están las de Cañete quien estaría entonces implicado en el crimen del niño. Las huellas de joven de 20 años fueron recogidas de un televisor que estaban en el escena del crimen.  

El niño fue asesinado el lunes por la mañana presuntamente por delincuentes que ingresaron a robar a su casa, ubicada en la calle 27 entre 46 y 48, en momentos en que estaba sólo dentro de la vivienda mientras su madre realizaba compras por el barrio.

Según lo determinaron los investigadores, los ladrones se encontraron con Gastón cuando se hallaba en su dormitorio y lo mataron estrangulándolo con una media y a golpes en el cráneo. Los delincuentes habrían ingresado por la parte trasera de la casa que estaba sin llave, ya que no se encontró ninguna cerradura forzada.

Dejá tu comentario