A pesar de habilitación, estiman que pocos hoteles abrirán por costos altos

Información General

Para que el alojamiento no genere pérdida deben tener ocupado por lo menos el 40% del establecimiento. Muchos deciden seguir cerrados hasta que regrese la actividad en los aeropuertos.

Finalmente los hoteles porteños estarán habilitados, a partir del lunes, a abrir sus puertas a huéspedes no residentes que lleguen por trabajo o por un tratamiento médico y no tengan vivienda para alojarse. La noticia fue celebrada desde el sector, aunque reconocen que serán muy pocos los alojamientos que estén en condiciones de volver a atender público. “Para que el negocio no de pérdida es necesario que esté ocupado un 40% del establecimiento, en este contexto, solo con público local es difícil alcanzar esos números, por lo que muchos decidirán no abrir”, explicaron desde la Asociación que los agrupa.

Según un relevamiento realizado por este diario, la mayoría de los hoteles de la Ciudad de Buenos Aires no volverán a funcionar el próximo lunes, a pesar de que la actividad esté permitida. “El turismo sin conectividad no tiene sentido. Mientras estén cerradas las fronteras provinciales y no haya tráfico aéreo en la Argentina es muy baja la demanda que va a existir para la hotelería en la Capital Federal. Para abrir, hay que tener un 40% de la ocupación sino estás generando pérdida, y es un riesgo abrir para una ocupación que seguramente vaya a ser menor que eso”, indicó Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT).

“Abrir el hotel solo para el público del interior que necesita atenderse en la Capital no tiene sentido. Claramente nos conviene seguir cerrados. Recién ahora vamos a empezar a armar los protocolos, antes no se justificaba por los gastos que eso conlleva. Lo que marcan los hoteles es la apertura de los aeropuertos y todavía no hay noticias de eso”, sostuvo un hotelero preocupado por la situación del sector. “Esperaremos a ver cómo reacciona la demanda para evaluar la ocupación efectiva que se va a tener y decidir si es conveniente abrir el alojamiento. Porque hay ciertos servicios que por la falta de uso se han suspendido que ahora deben reactivarse”, agregó por su parte Amengual.

Otro dato que hay que tener en cuenta es que a pesar de que el público que requiere hoy los servicios de los hoteles es local, las tarifas no podrían acomodarse con respecto a los valores de marzo, previo a la cuarentena. “Aunque la normativa sería tener tarifas competitivas, si no se puede trasladar nada de los costos a la tarifa no tiene sentido volver a abrir los hoteles”, indicó Amengual.

Las tarifas se rigen por la oferta y la demanda. Hoy la demanda es muy baja por lo que va a ser difícil actualizar las tarifas al ritmo de lo que subieron los costos fijos, por lo que indicaría que van a ser competitivas. Lamentablemente con una demanda ínfima y con precios bajos la situación se complica para el sector hotelero”, reconoció el presidente de AHT. Lo cierto es que si la regla general indica que para que el hotel no de pérdida se necesita un 40% del alojamiento ocupado, con tarifas muy bajas, ese número debería alcanzar al 60%, lo que hace más difícil la apertura del sector, pese a la habilitación de Rodríguez Larreta.

La resolución que se publicó en el Boletín Oficial aclara que los complejos no podrán ser usados para fines turísticos y que tampoco podrán utilizarse los espacios comunes. En cuanto a los huéspedes establece que deberán presentar el permiso de circulación correspondiente en el que se indique la razón por la cual deben viajar a Buenos Aires. Además, al llegar, tendrán que hacer una cuarentena obligatoria de 14 días. “Todos los hoteles están habilitados en CABA a recibir ese tipo de huésped con fines no turístico y con residencia fuera de Capital, lo cierto es que no esperamos que el lunes la mayoría abra sus puertas”, concluyó un vocero de la Asociación de Hoteles Restaurantes Confiterías y Cafés (AHRCC).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario