NASA refuta teoría del fin del mundo en 2012

Información General

A medida que se acerca el año 2012, fue tomando cuerpo la supuesta predicción que habría realizado la civilización maya sobre la destrucción del mundo para esa fecha. Incluso una promocionada película de Hollywood se hizo eco del tema y divulgó aún más la historia. Pero, ¿qué bases científicas tiene?

Según los científicos de la NASA, ninguna. En un artículo publicado en estos días, desde la agencia espacial estadounidense comparan la advertencia con la que tuvo en vilo a muchos especialistas de sistemas durante los años '90: el Y2K.

Con la llegada del año 2000, se aseguraba, se produciría un colapso informático en todo el mundo debido a que los calendarios informáticos de las computadoras no podrían reconocer el cambio de siglo. Así, según se especulaba, confundirían la llegada del año 2000 con el 1900, generando el Year 2000 Kaos (o caos del año 2000). Pero, finalmente, y luego de miles de millones de dólares invertidos en software, nada ocurrió.

Los científicos han tratado de responder los principales enigmas que sugiere la hipótesis.

Según la NASA, la predicción original estaba situada para 2003, pero debido a que la anunciada catástrofe no se produjo, los divulgadores de la historia decidieron postergarla para 2012. El punto central de toda la hipótesis pasa porque el calendario maya finaliza en ese año, pero según los estudios ese detalle no es indicio de nada. El calendario maya no registra ninguna fecha después del 21 de diciembre de 2012 sencillamente porque es el final de un ciclo temporal "así como el almanaque que cualquiera tiene en su cocina no registra ninguna fecha después del 31 de diciembre".

De acuerdo a la teoría apocalíptica, una alineación de los planetas acabaría con la vida sobre la Tierra, pero la NASA afirma que no hay prevista ninguna alineación planetaria para las próximas décadas. Incluso, en el caso de que se produjera, no tendría ningún impacto sobre el planeta.

"Es un gran engaño", argumentan, sólo una forma más de hacer dinero fácil. De hecho, los libros y películas generados alrededor del tema han logrado muy buenos dividendos. Internet, espacio vital para difundir ocultas teorías y maniobras conspirativas, aportó su grano de arena. 

La teoría maya refiere a la existencia de un planeta llamado Nibiru, que habría sido descubierto por los sumerios, y que podría colisionar contra la Tierra. Pero, una vez más, los astrónomos protestan. Si realmente existiera, razonan, Nibiru podría ser apreciado no sólo por los grandes observatorios sino por cualquier aficionado con un telescopio, o incluso a simple vista. El más parecido es Eris, un planeta enano similar a Plutón, pero se encuentra a cinco billones de kilómetros de la Tierra.

Otro punto alude a la brusca rotación de los polos en cuestión de horas que generaría un shock de consecuencias imprevisibles. Una vez más, no es posible. Los movimientos que se producen son muy lentos e imperceptibles (se estima, por ejemplo, que la Antártida se encontraba cerca del Ecuador hace millones de años). Y tampoco se notan irregularidades entre la rotación y el magnetismo polar de nuestro planeta.

La NASA también descarta la hipótesis del choque de un meteorito. Subraya que la Tierra es blanco constante de diversos asteroides, pero ninguno a gran escala. El último impacto demoledor sucedió hace 65 millones de años y produjo la extinción de los dinosaurios. Con los programas actuales, pueden determinarse el tamaño y la trayectoria de los meteoritos y no hay ninguno que represente una amenaza cierta.

Por último, la ciencia ha analizado la posibilidad de que se produzcan grandes tormentas solares que nos afecten en forma directa. Según las evidencias, el sol cumple ciclos con picos de actividad cada 11 años. Pero las consecuencias no son mayores a la interrupción en las comunicaciones de algunos satélites. El próximo ciclo intenso ocurrirá entre 2012 y 2014, pero no se esperan mayores inconvenientes que las habituales.

Así, la NASA ha puesto paños fríos sobre la efervescencia de las historias mayas. De todas maneras, quienes se sientan atrapados por las historias de antiguas predicciones y cataclismos pueden acudir a la variada literatura que apareció sobre el tema en los últimos meses. Y que aparecerá sin duda hasta la medianoche del 21 de diciembre de 2012.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario