6 de marzo 2007 - 00:00

Paran recaudadores por crimen de custodio. Afectará a cajeros automáticos

Dos custodios resultaron heridos en el enfrentamiento
Dos custodios resultaron heridos en el enfrentamiento
Los trasportadores de caudales comenzaron hoy un paro nacional de actividades, que se extenderá hasta mañana a las 20:00, en reclamo de mayor seguridad luego del asesinato de un trabajador del sector durante un asalto a un banco de Lomas de Zamora.

Así lo confirmó el dirigente camionero Pablo Moyano, quién manifestó que hasta mañana los camiones dedicados a distribuir y reponer dinero en bancos y cajeros automáticos no saldrán a la calle.

La medida, que se inició hoy a las 20:00 y en principio será de 24 horas, podría extenderse en caso de no obtener respuesta por parte de las autoridades políticas y empresarias, advirtió Moyano.

"Exigimos al Ministerio del Interior, a la Polícia Federal y Bonaerense y a los dueños de bancos y bingos que adopten las medidas de seguridad correspondientes para los trabajadores camioneros de caudales", expresó en ese sentido el hijo del titular de la CGT, Hugo Moyano.

De esta manera los trabajadores del sector manifestaron su preocupación genarada por el violento asesinato de un custodio en medio de un robo a una sucursal del banco Banex ubicada en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

"Con esto los trabajadores dijeron basta", avisó Pablo Moyano.

El custodio murió esta tarde en el Hospital Español, donde también quedó internado otro vigilador de 67 años con heridas de bala sufridas durante el violento enfrentamiento desatado en torno al camión blindado.

Voceros de la empresa Prosegur informaron que el custodio fallecido era Jorge Ernesto Carabajal, de 51 años de edad y 16 de servicios que en esa compañía de seguridad.

El violento asalto se registró cerca de las 8:00 en la puerta de la sucursal local del banco Banex, en Hipólito Yrigoyen al 8499, de esa localidad del sur del Gran Buenos Aires, en el momento en que un grupo de jubilados formaba cola para cobrar sus haberes.

De acuerdo con la información brindada por voceros policiales, el golpe fue cometido por tres desconocidos, uno de ellos provisto con un arma larga -aparentemente un fusil FAL-, que eran apoyados desde dos vehículos: un automóvil Citröen, que fue abandonado a las pocas cuadras, y un utilitario Peugeot Partner, tripulado por al menos otros cuatro cómplices.

Los asaltantes, tras un prolongado tiroteo y luego de apoderarse de sacas llenas de dinero, se retiraron del lugar en un auto que se encontraba estacionado en las inmediaciones.

Los sujetos se llevaron un botín que aún debe ser establecido fehacientemente en forma oficial, aunque se estima que rondaría los 250 mil pesos.

Según indicaron las fuentes policiales consultados por la agencia Noticias Argentinas, los custodios, que trabajan para la empresa Prosegur, recibieron al menos tres impactos de bala cada uno y fueron trasladados de urgencia al Hospital Gandulfo, desde donde luego fueron llevados al Hospital Español.

Voceros de Prosegur informaron que por la tarde murió el menor de los custodios, de 51 años, y que su familia recibiría la adecuada contención psicológica.

El otro herido es un hombre 67 años, quien -al igual que su colega fallecido- llevaba chaleco antibala, detallaron fuentes de la Policía.

Efectivos de la Policía Distrital local comenzaron a efectuar un intenso operativo de rastrillaje para dar con los autores del robo, que por el momento no había dado resultado.

El incidente causó estupor entre los jubilados que se encontraban en la cola, a la espera de que el banco abra sus puertas.

Una mujer relató que uno de los delincuentes, de mediana edad y baja estatura, salió de la cola y pasó a su lado con un arma larga.

"Yo sentí mucho miedo, salí corriendo y me escondí detrás de un árbol. Por suerte, no le pasó nada a ningún jubilado, aunque uno de los muchachos (en alusión a los custodios) estaba muy mal", dijo la mujer, que aún evidenciaba los nervios sufridos por el momento que le tocó vivir.

Otro testigo indicó que en el lugar se escucharon al menos unas 15 detonaciones de armas de fuego, en tanto el parabrisas del blindado se observaba perforado por un arma de grueso calibre.

Dejá tu comentario

Te puede interesar