8 de enero 2011 - 23:17

Polémica por autorización a vender medicamentos en kioscos

Polémica por la decisión de una jueza de autorizar la venta de medicamentos en los kioscos.
Polémica por la decisión de una jueza de autorizar la venta de medicamentos en los kioscos.
La medida cautelar que dispuso la jueza porteña Elena Liberatori al permitir la comercialización de medicamentos de venta libre en los kioscos provocó el reclamo de los farmacéuticos, que remarcaron que es "una práctica de riesgo".

En la resolución, la magistrada en lo Contencioso Administrativo dispuso que la Ciudad es autónoma y, por lo tanto, puede decidir si aplica o no la Ley 26.567 que restringe la venta libre de medicamentos.

Sin embargo, los farmacéuticos advirtieron sobre el peligro de la comercialización al explicar que los blisters en los que vienen los remedios "no poseen fecha de vencimiento y los remedios están expuestos a situaciones ambientales tales como calor extremo, que pueden dañar el contenido".

Luis Antún, director ejecutivo del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital, rechazó la medida al considerarla peligrosa.

"Se viola una ley nacional, como la ley de medicamentos, que es perjudicial para la salud porque ningún medicamento es inocuo", remarcó en declaraciones radiales.

La jueza Liberatoria tomó esa determinación judicial, luego de una denuncia interpuesta por la comerciante Olga Bernabé, quien se presentó con el respaldo de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA).

El fallo habilita la comercialización no sólo en kioscos sino también en supermercados y estaciones de servicio de la Ciudad.

El presidente de UKRA, Eduardo Medaglia, destacó el fallo y precisó que "beneficia a la gente que hasta ahora fue rehén de una pelea comercial y que hoy puede comprar un antiácido o curar un dolor de cabeza en el kiosco sin caminar de más ni perder tiempo".

Este conflicto comenzó en diciembre de 2009 cuando las cámaras de Diputados y Senadores sancionaron una norma que autorizaba sólo a las farmacias a vender analgésicos y digestivos, con el objetivo de bajar los niveles de automedicación de la gente, posibles intoxicaciones y la venta de remedios truchos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar