¿Por qué este 30 de junio es el Día de las Redes Sociales?

Información General

Aunque no es una celebración oficial, busca reconocer cómo las distintas plataformas cambiaron la manera en la que nos comunicamos y percibimos el mundo a través de Internet.

El 30 de junio es el Día de las Redes Sociales gracias a que el portal de noticias de entretenimiento y tecnología Mashable, cuyo fundador es Peter Cashmore, impulsó su celebración en 2010, hace exactamente 10 años. Aunque no es una celebración oficial, busca reconocer y darle entidad a la forma tan drástica en la que las plataformas virtuales cambiaron la manera en la que nos comunicamos, consumimos información y percibimos el mundo a través de Internet.

Las redes sociales se transformaron en una herramienta a nivel mundial, y millones de personas encuentran información y entretenimiento de un modo simple e incluso gratuito. Además, permiten la creación de vínculos de una manera rápida y efectiva, donde la distancia no es un obstáculo para las relaciones tanto personales, laborales o educativas.

Así, Facebook, Instagram, WhatsApp, Youtube, Twitter, Linkedin, Snapchat, Pinterest y TikTok, entre otras, lograron instalarse en la vida cotidiana y pudieron trazar lazos que conectaron a personas que intercambian a diario todo tipo de intereses en común a través de textos, imágenes y vídeos.

De todos modos, a pesar de las facilidades que nos ofrecen, la privacidad entra en jaque cada vez que compartimos una publicación, incluso desde cuentas que se marcan como “privadas”. Además, las plataformas reúnen información sobre nosotros, como gustos, intereses o ideología política, sin que seamos conscientes de ello, y luego la utilizan para hacernos llegar anuncios personalizados de acuerdo a nuestras preferencias y opiniones.

Por otro lado, la desinformación puede estar a la orden del día, con publicaciones falsas o engañosas destinadas a difundir rumores o crear confusión. Por eso, apelar al criterio, identificar la fuente y chequear los datos se vuelve fundamental para que la experiencia sea satisfactoria y no se vuelva un enjambre de datos equívocos.

Además, se debe contemplar que “vencer al sistema” no es tan simple cuando se trata de redes sociales, ya que todas forman parte de grandes monopolios. Por ejemplo, Facebook es propietaria de Instagram, la cuarta plataforma más popular del planeta, con 1.000 millones de usuarios activos, y de WhatsApp, con más de 2.000 millones de usuarios en todo el globo. Por eso, ser usuario de las tres implica que una misma compañía tenga acceso a todos los datos que le compartimos: teléfono, ubicación, contactos, mensajes, textos, fotos y videos.

Por eso, el uso medido y el consumo responsable se vuelven claves a la hora de crear un usuario y comenzar a intercambiar información, siempre bajo la plena conciencia de que lo que hacemos público puede generarnos enormes satisfacciones, como en el caso de aquellos emprendedores que consiguen vender sus productos gracias a sus cuentas, pero también puede traer aparejado un problema de privacidad o desinformación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario