Alentador: hospitales porteños empiezan a desactivar camas UTI por menos demanda

Información General

El sistema de salud público porteño está trabajando con 54% de ocupación de camas de terapia intensiva. El pico lo tuvo a comienzos de agosto con 69%.

Las señales de que lo peor de la pandemia ya pasó en la Ciudad de Buenos Aires son cada vez mayores. La estabilidad en el número de los contagios se prolonga desde hace varias semanas y, en los últimos días, hay una tendencia a la baja. Así lo manifestaron públicamente el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Salud, Fernán Quirós. La consecuencia directa de esta situación es la menor presión que está recibiendo el sector público de salud en el distrito. Tanto es así que algunos hospitales porteños están empezando a desactivar temporalmente salas de terapia intensiva ante la baja de las internaciones de pacientes graves.

El primero en tomar la decisión fue el Hospital Fernández, que forma parte del “anillo rojo”, por lo que está en la primera línea en la lucha contra el coronavirus. “Decidimos cerrar por 30 días una sala con 12 camas para que el personal pueda tener descanso en forma rotativa. Tenemos menos demanda y todo el equipo médico se encuentra con un alto nivel de cansancio. Cuando pase este período, vamos a abrirla por cualquier contingencia”, señaló a Ámbito el director de la institución, Ignacio Previgliano. Según el profesional, “hay una clara disminución de los casos de covid en la Ciudad e, incluso, en la última semana, de la demanda de pacientes no covid”. El Fernández tuvo su pico de ocupación de camas UTI a comienzos de julio, con un 68% del total de las 64 plazas disponibles. Al inicio de la pandemia las camas de terapia intensiva eran 28 y se fueron agregando con el correr de los meses. Hoy, la ocupación ronda el 42%.

Además de este hospital, también el Argerich está adoptando un esquema similar para permitir el descanso del personal ante la disminución de la demanda de internaciones y se supone que otros seguirán sus pasos de acuerdo con las necesidades.

El sistema de salud público porteño se encuentra hoy con un nivel de ocupación de camas UTI del 54% en promedio. De las 450 plazas disponibles están siendo utilizadas 244. El pico de ocupación fue de 69% y se alcanzó el 13 de agosto. En este punto es importante destacar que del total de los pacientes que reciben los hospitales porteños, entre 30% y 35% provienen del Gran Buenos Aires. Esto es importante ya que en esos distritos, especialmente los que rodean a la Capital, también se está notando una disminución de los casos. Esa tendencia se va trasladando al segundo y tercer cordón del conurbano por lo que es de esperar que la demanda bonaerense, en los hospitales públicos porteños, también disminuya. Lo que está claro es que el sistema de salud en el AMBA nunca estuvo cerca del colapso como advirtieron algunos funcionarios bonaerense y matemáticos, ya que nunca de superó el 70% de ocupación en promedio. El problema está, ahora, en el interior de Buenos Aires y en muchas provincias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario