Se incendió histórica fragata en Londres

Información General

La histórica fragata Cutty Sark, una famosa atracción turística londinense y considerado el último barco de té del siglo XIX, se incendió esta madrugada en Greenwich, al sudeste de la capital británica, en un hecho calificado por la Policía británica como "sospechoso".

El fuego dentro del famoso buque de 138 años comenzó a las 5.00 AM de hoy, y fue evacuada la zona creyendo que dentro de la embarcación había cilindros de gas, algo que más tarde fue negado.

Tras el incendio, el centro de Greenwich, uno de los barrios más populares de Londres y con mucha historia naval en el país, fue cerrado al tráfico.

Por su parte, un portavoz del grupo Cutty Sark Trust declaró que el 50 por ciento de la fragata había sido retirado del lugar para realizarse trabajos de restauración.

Además, declaró que los miembros de la fundación están "devastados" por lo ocurrido, aunque dijo que podría haber sido peor. Chris Livett, presidente del grupo Cutty Sark Enterprises, explicó que el 50 por ciento de la proa "no estaba allí y quedó segura".

"Y tengo entendido que no hubo demasiado daño al resto de la proa. No parece haber sido tan malo como creíamos en un principio", agregó.

En tanto, la Policía comenzó a analizar grabaciones de cámaras de circuito cerrado CCTV, que mostrarían a un grupo de jóvenes en el área antes que comenzara el incendio.

Ocho dotaciones de bomberos asistieron para apagar el incendio. En tanto, el director ejecutivo del Cutty Sark Trust, Richard Doughty, declaró que el grupo temía perder parte de la historia naval del país.

"Cuando se pierde material original, se pierde contacto con los artesanos, y con la historia misma", destacó. "Y lo que es especial del Cutty Sark es su madera, las barras de hierro, que viajó al Mar del Sur de China, y pensar que eso estuvo amenazado es increíble, es un shock inimaginable", dijo.

Para Doughty, la fragata "sería irremplazable". Además, subrayó que Cutty Sark no es sólo parte del legado marítimo del país sino una porción importante de la identidad británica.

La embarcación estaba bajo tareas de conservación y protección, valuadas en unos 50 millones de dólares, y no se encontraba abierta al público.

Dejá tu comentario