Subtes: la línea B estuvo sin servicio durante 5 horas por medida de fuerza

Información General

La línea B del subterráneo estuvo interrumpida durante cinco horas, como consecuencia de una medida de fuerza de empleados que pertenecen al Sindicato de Trabajadores del Subte (STS) que afectó a más de 300 mil usuarios. En un principio, los manifestantes reclamaban "mayor seguridad" en los andenes, según informó el delegado gremial del STS, Antonio Morales.

Sin embargo, la empresa operadora del servicio, Metrovías, y el Gobierno porteño atribuyeron el paro a motivos "políticos" y señalaron que se trata de trabajadores que conformaron una asociación gremial "sin reconocimiento" en el ámbito del subte.

Luego de cinco horas de corte, los trabajadores levantaron la medida de fuerza al conocerse que iban a mantener una audiencia con el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor.

Luego de varias horas de reunión, finalmente se solucionó el conflicto tras llegar a un acuerdo, confirmó la Subsecretaría de Trabajo. "Este tipo de medidas de fuerza no deberían repetirse porque perjudican a los miles de usuarios que utilizan el servicio para ir a sus trabajos. Hay que seguir impulsando el diálogo. El conflicto se solucionó y la línea de subte B se encuentra operativa nuevamente", indicó Sabor.

Por su parte la empresa Metrovías informó que el bloqueo de vías tenía como verdadero objetivo "generar el reconocimiento de un nuevo sindicato en el ámbito del subte", ya que los manifestantes "no cuentan con representación gremial alguna".

Entrevistado por la prensa, el delegado gremial Antonio Morales justificó la medida de fuerza por considerar que no existe "suficiente personal para garantizar la seguridad" en los andenes y formaciones.

"Reclamamos mayor seguridad en las estaciones con mayor movimientos de pasajeros. Si el servicio fuese con una suficiente cantidad de formaciones en la hora pico la gente viajaría mucho mejor y no se enojaría con los trabajadores", precisó. Luego de estas declaraciones, el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, rechazó los argumentos y lo consideró como "un paro político".

"En este caso puntual, estoy convencido de que está hecho como un paro político, no por un reclamo gremial. Está hecho para que pase algo básicamente", manifestó Montenegro en declaraciones a la prensa.

El ministro aseguró además que el Gobierno de la Ciudad viene manteniendo reuniones con los gremios y atendiendo los reclamos referidos a seguridad en las estaciones. "El responsable político de la Policía Metropolitana soy yo, y el sistema de seguridad en el subte, incluso el tema de las cámaras, se fue hablando con todos los representantes de los trabajadores. A mí nadie me llamó para decirme que necesitaban un policía más", apuntó.

Por su parte, Claudio Dellecarbonara, delegado gremial de la Línea B por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSYP), salió a alcarar que los metrodelegados no tenían vinculación al paro y lo atribuyó "a la tristemente famosa patota de la UTA buscando obtener beneficios personales y mantener prebendas obtenidas cuando integraban la fuerza de choque antiobrera de la burocracia sindical".

"Para aclarar ante la confusión generalizada y las versiones manifiestamente malintencionadas de algunos medios: la medida de fuerza que paralizó esta mañana la linea B no respondió a ningúna decisión de los trabajadores representados por la AGTSyP (sindicato que agrupa a mas del 85% de los trabajadores del subte), ni se correspondía con ningún reclamo legítimo de algún sector obrero", precisó Dellecarbonara por medio de su cuenta en Facebook.

Además, agregó que "este ínfimo grupo, con la excusa de ser reconocido como una nueva organización gremial desvirtúa los métodos de lucha de la clase obrera solo para intentar obtener beneficios personales". "Repudiamos este accionar entendiendo que las acciones de los trabajadores deben ser siempre en pos de un derecho colectivo y en respuesta a los ataques de las patronales o los gobiernos de turno", concluyó.

Dejá tu comentario