10 de noviembre 2014 - 17:24

Tragedia de Once: Sobrero aseguró que el tren "no podía seguir funcionando"

Rubén Pollo Sobrero
Rubén "Pollo" Sobrero
El delegado sindical Rubén "Pollo" Sobrero declaró ante la Justicia que el tren que impactó en Once provocando 51 muertos el 22 de febrero de 2012, "no podía seguir funcionando" ya que los de ese tipo no contaban con compresores de frenos necesarios ni velocímetros.

Así lo dijo el sindicalista al declarar como testigo ante el Tribunal Oral Federal 2 en el juicio que se sigue por el accidente.

En ese sentido, aseguró que los trenes Toshiba "no tenían todos los compresores" de frenos, esto es "dos por cada vagón", sino que solamente "tenían uno", y en general "las válvulas" de varios mecanismos de cada tren "no funcionaban correctamente".

"No teníamos repuestos para arreglar los trenes y era común que cambiáramos piezas de unos a otros o sino, directamente, anulábamos los sistemas", dijo el gremialista, de la Lista Bordó del sindicato Unión Ferroviaria.

Según señaló ante los jueces, las denuncias se hacían ante "la Comisión Nacional de Transportes (CNRT) y nunca venía un inspector, pero si venía tampoco pasaba nada".

"Debo tener radicadas varios cientos de denuncias", agregó, aunque aclaró que al ver que las mismas no tenían ningún tipo de efecto, empezó a hacer acusaciones en los medios de comunicación.

Sobrero afirmó que en ocasiones dialogaba con representantes de la entonces concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) sobre la situación de los trenes: "Siempre nos hablaban de la inversión que tenía que hacer el Estado", sostuvo.

También aseguró que los paragolpes hidráulicos de Once "ninguno funcionaba" y que tras el accidente descubrieron "unos paragolpes hidráulicos sin usar y aún embalados en el taller de Liniers".

Dejá tu comentario

Te puede interesar