11 de diciembre 2007 - 00:00

Un pescador de salmón paraliza un proyecto del multimillonario Donald Trump

Donald Trump junto a su esposa, 24 años menor que él.
Donald Trump junto a su esposa, 24 años menor que él.
Un hombre dedicado a la pesca y dueño de una pequeña estancia donde realiza su actividad, paraliza los planes del empresario Donald Trump de construir un macrocomplejo dedicado al golf en el este de Escocia. Por suerte para el incremento de la fortuna del multimillonario, una intervención de última hora del Gobierno autónomo le ha encontrado una salida.

El problema se inició con la negativa del pescador, Michael Forbes, de vender al conocido magnate su modesto terreno, que está incluido en los planos que proyectan, en el norte de Aberdeen, dos campos de golf (de 18 hoyos reglamentarios cada uno), un lujoso hotel de 450 habitaciones y varios centenares de residencias vacacionales.

La tozudez del escocés, unida a la campaña de los ecologistas en defensa de una zona considerada de interés científico, llevó al consejo municipal a denegar la licencia pertinente.

Conocido tanto por su carácter emprendedor como por su habilidad para salirse con la suya, Trump, de 61 años, amenazó con trasladar su proyecto a Irlanda del Norte, otro paraíso verde para los golfistas.

El Gobierno escocés, encabezado por el independentista Alex Salmond, ha anunciado esta semana que revisará ese veto, preocupado por el "mensaje erróneo que emitimos al resto del mundo como si Escocia se hubiera cerrado a los negocios". La mayoría de los diputados respalda esta decisión, valorando que la inversión de Trump generará 1.400 puestos de trabajo y animará el sector turístico, una de las principales fuentes de ingreso de la región.

El desenlace no se conocerá hasta dentro de unos meses, y deberá afrontar la protesta de los verdes, empeñados en salvar la riqueza natural de la zona. El gesto de Salmond quizá logre apaciguar por el momento al insaciable Trump.

Empresario inmobiliario, propietario de casinos, organizador del concurso Miss Universo y, más recientemente, de un concurso televisivo que busca fichar a jóvenes ejecutivos sin escrúpulos (El aprendiz), Donald Trump ha sufrido varios reveses financieros a lo largo de su trayectoria, aunque siempre ha levantado cabeza. Su agitada vida sentimental, marcada por dos divorcios que lo provocaron una gran perdida económica, parece haberse asentado desde su boda con Melania Kraus (a la que lleva 24 años) y el nacimiento de su quinto hijo.

La Fundación Trump dice haber recibido 50 propuestas en todo el mundo para establecer su nuevo proyecto; sin embargo, el millonario intuye que el negocio está en Escocia, una tierra donde el golf es una obsesión nacional y en la que ejerce de inmenso gancho para los más opulentos aficionados a este deporte, en su mayor parte estadounidenses. El último pulso del magnate decidirá si su tremenda ambición logra imponerse al orgullo de un pescador escocés.

Dejá tu comentario

Te puede interesar