11 de diciembre 2007 - 00:00

Un robot de la NASA detecta nuevos indicios de vida en Marte

Foto tomada por el robot de la NASA
Foto tomada por el robot de la NASA
El robot explorador Spirit acaba encontrar uno de sus mayores hallazgos desde que llegó a Marte. Al remover la arena del planeta, descubrió un paraje rico en sílice, un compuesto que forma el cuarzo y es común en la arena de nuestro mundo, siempre asociado a microorganismos.

Una de las ruedas del robot, medio rota por el uso, iba removiendo la tierra a su paso sobre el rojizo suelo de Marte cuando los investigadores se dieron cuenta, el pasado mes de mayo, que había dejado al descubierto un área de aspecto más brillante de lo normal.

Tras ordenar al Spirit dar la vuelta y analizar con detenimiento la arena, los expertos de la NASA llegaron a la conclusión de que está compuesta en gran parte por dióxido de silicio o sílice, lo que apoya aún más la conclusión a la que ya habían llegado el Spirit y su hermano gemelo el Opportunity: Marte fue un lugar apto para la vida.

La abundancia de sílice en ese terreno marciano puede deberse a dos posibles causas, según los investigadores: el lugar albergó un géiser (fuente de aguas termales) o bien allí había fumarolas (gases que escapan del interior de la tierra). En ambos casos, son buenas noticias pues tanto un fenómeno como el otro son propicios para el desarrollo de vida bacteriana.

"Cualquiera de estas condiciones que la produjeran, esta concentración de sílice es probablemente el descubrimiento del Spirit más significativo a la hora de revelar un nicho habitable que existió en Marte en el pasado", asegura Steve Squyres, geólogo de la Universidad de Cornell y principal investigador del programa Mars Rovers de la NASA.

En realidad, los expertos parecen tener una opción preferida para explicar el paisaje que desenterró el Spirit, aunque, por desgracia, resulta ser la menos propicia para encontrar en él restos fósiles de microbios extraterrestres.

Dejá tu comentario

Te puede interesar