Violento asalto en Urquiza: sospechan de venganza familiar

Información General

Un abogado fue asaltado junto a su hijo de 3 años por cuatro delincuentes que entraron a su casa de Villa Urquiza y lo llevaron cautivo hasta un banco para robarle dinero, aunque la maniobra se frustró cuando la víctima pidió ayuda y un cajero llamó a la policía.

La esposa del abogado, que ejerce la misma profesión, denunció que el robo pudo haber sido planeado y entregado a los asaltantes por un cuñado suyo que está preso por el intento de asesinato de integrantes de la familia, ya que los propios delincuentes dijeron que iban de parte de él.

Fuentes judiciales y policiales informaron que el hecho sucedió en una casa situada en Tamborini 5870, donde viven el abogado Enrique Coronado, su esposa Nancy y su pequeño hijo.

Según contaron a la prensa una de las empleadas domésticas, identificada como Sonia, y la esposa de la víctima, dos de los asaltantes tocaron timbre y se hicieron pasar por delegados de un gremio de Avellaneda, que habían acordado por teléfono días atrás una cita con Coronado por un juicio laboral.

"Llamaron a mi marido y dijeron que venían de Avellaneda y les quedaba más cerca venir acá", explicó Nancy, quien agregó que a poco de haber llegado esos dos hombres a su casa, ella saludó y se fue, ya que tenía una audiencia en Garín.

Pero una vez adentro, los hombres redujeron a las dos empleadas domésticas, hicieron entrar a dos cómplices y se dirigieron a la planta alta, donde estaba el abogado.

"Subieron, le pegaron, le querían sacar plata. Yo no sé que pasó ahí arriba porque a mí me metieron en el lavadero y me cerraron la puerta. Yo escuchaba gritos, el nene estaba durmiendo todavía y escuché que se despertó llorando", recordó una de las empleadas.

En la casa, Coronado les entregó a los delincuentes 1.500 pesos que tenía en efectivo y algunas joyas de su mujer.

No obstante, disconformes con el botín y bajo amenazas de matar al niño, los delincuentes decidieron llevar al abogado cautivo hasta un banco Galicia situado a pocas cuadras, en la esquina de avenida Constituyentes y Quesada, para hacerlo extraer dinero, detallaron las fuentes.

Mientras uno de los ladrones se fue con el hombre a bordo de su propio auto, un Peugeot de alta gama, al menos otro permaneció en la casa con el personal doméstico y el niño como rehenes.

Una fuente policial explicó que el asaltante que acompañó a Coronado al banco se quedó afuera, dentro del auto, y le dijo que sacara todo el dinero que pudiera y que no hiciera nada porque su hijo estaba en peligro.

"Pero el abogado le dijo a un cajero lo que le estaba pasando, desde el banco llamaron al 911 y así de inmediato se montó un operativo en el banco y en la casa de la víctima, donde estaban los ladrones con el nene y las mucamas de rehenes", explicó una fuente consultada.

Sin embargo, la policía cree que el delincuente que estaba afuera del banco advirtió que algo sucedía y escapó del lugar en el auto, que fue encontrado más tarde abandonado a dos cuadras del Galicia.

En la huida, el asaltante presumiblemente le avisó a sus cómplices que se había frustrado el hecho, ya que éstos también abandonaron la casa y dejaron a las empleadas y al niño ilesos.

Policías de la seccional 49 llegaron a los pocos minutos a la vivienda y rodearon la manzana ante la presunción de que los asaltantes aún estuvieran en el interior o escondidos en alguna casa lindera, pero toda la banda ya había escapado.

Al entrar, los efectivos liberaron a las dos empleadas, que habían sido maniatadas, y a los pocos minutos vieron que llegaba al lugar el dueño de casa, con la cara golpeada.

Un jefe policial consultado confirmó que se investiga si el cuñado preso de los abogados fue el entregador del hecho, tal como denunció Nancy, pero no descartó que se trate de una pista falsa.

"A lo mejor estos delincuentes lo conocen de la cárcel o quizás el verdadero entregador le dio a la banda el dato del cuñado preso para desviar la investigación. Ningún delincuente le da a una víctima el nombre de su verdadero entregador", dijo el investigador.

No obstante, la mujer del abogado se mostró convencida de ello. "Yo tengo a mi cuñado que está preso desde enero, cuando casi mata a toda mi familia. Los delincuentes le dijeron a mi marido que venían de parte de él, evidentemente está loco, si está haciendo esto está queriendo matar a toda la familia", expresó.

El episodio al que hizo referencia Nancy ocurrió el 23 de enero último, en la localidad bonaerense de Grand Bourg, cuando, en medio de la separación de su hermana, su cuñado entró a la casa de su madre y baleó a uno de sus hermanos, Sergio, y a un amigo suyo.

Dejá tu comentario