Visitó Argentina, se enamoró del alfajor Jorgito y creó a Isamito, la versión japonesa

Isamu Kato vive en Saitama y es un apasionado por la cultura de nuestro país. Conoció la famosa golosina nacional y no paró hasta crearla en su versión asiática. Conocelo.

Isamu Kato, feliz en las calles de Japón mostrando a Isamito

Isamu Kato, feliz en las calles de Japón mostrando a Isamito

El alfajor es la golosina por excelencia en Argentina. Solo basta con dar una recorrida por los diferentes kioscos y hogares del país para comprobarlo. O simplemente hablar con los propios consumidores extranjeros. ¿Extranjeros? Sí, extranjeros, porque la delicia argentina trasciende fronteras, llega a lugares impensados y enamora a los visitantes que llegan desde distintos puntos del planeta.

Isamu Kato es japonés, tiene 36 años y vive en la ciudad de Saitama. Fanático de Boca Juniors (se enamoró del club cuando aquel recordado equipo comandado por Carlos Bianchi ganó la Copa Intercontinental en Japón ante el Real Madrid en el año 2000), el ciudadano nipón recordó que el fervor de los hinchas argentinos en aquella experiencia futbolera lo motivó para viajar hacia Argentina y vivir toda la pasión de cerca.

“Después de ese partido, empecé a averiguar cómo llegar a Argentina y cómo es la cultura argentina”, le contó a Ámbito el creador de Isamito, el Jorgito japonés.

El nacimiento de Isamito, el alfajor japonés inspirado en el tradicional Jorgito

“No me acuerdo cuándo encontré a Jorgito, pero esa carita siempre me llamaba mucha atención cada vez que andaba por kioscos y supermercados en Argentina”, explicó Isamu.

Aquella llegada a nuestro país marcó para siempre al ciudadano asiático que, al volver a Japón, no dudó en comenzar a producir un alfajor de las mismas características pero con materiales nacionales. “Tengo un amigo japonés que ama la cultura argentinas como yo, él produce Isamito”, reconoce Isamu, que también cocina asado y empanadas argentinas, convirtiéndose en un verdadero fanático argentino.

isamito-3.jpeg
El alfajor Isamito, delicia japonesa

El alfajor Isamito, delicia japonesa

“Mi amigo produce Dorayaki, un panqueque relleno de pasta dulce de alubias, un dulce tradicional de Japón. Y realmente, la forma del Dorayaki es parecida a la del alfajor argentino. Entonces, decidimos apodarlo con el nombre de Aljapone (alfajor japonés)”, remarcó entre risas.

Y reveló que “para llamar la atención de la gente argentina, decidimos parodiar la cara de Jorgito. Por eso pusimos a un pibe que se llama Isamito (porque, soy Isamu Kato) como un símbolo de este dulce japogentino".

Dónde se vende el alfajor Isamito

Isamito se vende en la ciudad de Kioto, que alguna vez figuró como capital de Japón. Una ciudad reconocida por sus numerosos templos budistas clásicos y sus jardines, palacios imperiales, y santuarios. Hasta allí llegó la golosina clásica argentina. Una locura.

isa.jpeg
El alfajor Isamito, listo para vender

El alfajor Isamito, listo para vender

“El precio de un Isamito es de 400 Yenes”, avisa Isamu, y resuelve: “Serían unos 2,68 dólares, algo así como 2.760 pesos argentinos” tomando el precio actual del dólar blue en nuestro país.

El dulce japonés, la clave en la creación de Isamito

Isamu Kato afirmó que varios argentinos le pidieron “ponerle más dulce de leche al alfajor”, y que los japoneses se mostraron a gusto al probarlo, asegurando que comieron un “alfajor muy dulce”.

Claro, para el paladar argentino, que está acostumbrado al desborde de dulce de leche en cada alfajor local, la exigencia es mayor al momento de catar la joya japonesa.

La visita a la fábrica de Jorgito en Argentina

Isamu Kato marcó para siempre en sus retinas aquel encuentro con los responsables de la marca Jorgito en nuestro país, con el fin de presentar su idea japonesa.

isamito-2.jpeg
Isamu Kato llevó el alfajor Isamito a las oficinas de Jorgito

Isamu Kato llevó el alfajor Isamito a las oficinas de Jorgito

“Después de lanzar Isamito en octubre de 2022, yo viajé a Argentina con la marca y fui a la oficina de Jorgito a darle homenaje a esa gente. Me recibieron con mucho cariño, y se mostraron muy contentos con nuestro producto y nuestra idea. El presidente no apareció ese día, pero nos regaló muchos productos de Jorgito”, resaltó emocionado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar