¿Cuánto alcohol es demasiado para el cerebro?

Lifestyle

Sabemos que el consumo de alcohol en exceso puede ser nocivo para el cerebro. Sin embargo, ¿cuánto es "en exceso"? ¿Cuál es el límite, según qué circunstancia?

Sabemos que el consumo de alcohol en exceso es perjudicial para la salud, y que incluso afecta a nuestro cerebro. Sin embargo, ¿qué es beber en exceso? ¿hasta dónde podemos disfrutar, sin preocuparnos? ¿Qué nos dice la ciencia al respecto?

Los especialistas coinciden en señalar que, en el caso de las mujeres, no debe haber más de 4 tragos en una ocasión. En el caso de los hombres, se habla de 5. Si lo establecemos por semana, beber demasiado en las mujeres son 8 o más tragos, y en los hombres, 15 o más tragos.

BEBER CON MODERACIÓN

Los especialistas son claros al respecto. Significa el consumo de 1 trago o menos al día en las mujeres, y 2 tragos o menos al día en los hombres. También señalan "las personas que no beben alcohol, no comiencen a beber por cualquier razón. Beber menos es mejor para la salud que beber más".

Atenti: las bebidas alcohólicas contienen diferentes cantidades de alcohol.

  • La cerveza tiene aproximadamente 5% de alcohol, aunque algunas cervezas tienen más.
  • El vino generalmente tiene de 12% a 15% de alcohol.
  • El licor fuerte tiene aproximadamente 45% de alcohol.

LOS QUE NO DEBERÍAN BEBER

Por supuesto, hay una franja poblacional que no debería beber absolutamente nada, y son los siguientes:

  • Menores de 21 años.
  • Embarazadas o que podrían estar embarazadas.
  • Los que están manejando, planeando manejar o participando en otras actividades que requieran destreza, coordinación y estado de alerta.
  • Los que están tomado medicamentos recetados o sin receta médica que pueden causar reacciones adversas si se mezclan con el alcohol.
  • Los que sufren afecciones que pueden empeorar si se consume alcohol.
  • Los que se están recuperando del alcoholismo o que no pueden controlar la cantidad que beben.

ATENCION: RIESGOS DEL CONSUMO

El alcohol es la "droga" más usada en reuniones sociales, fiestas o acontecimientos importantes de la vida por producir efectos habitualmente placenteros. Pero sobre el cerebro genera cambios químicos y anatómicos. Entre los primeros, produce un aumento inmediato sobre la acción de la dopamina y de la endorfina, responsables en un principio de cierta desinhibición y sensación de bienestar. También actúa sobre dos neurotransmisores: uno, el GABA, que es relajante y tranquilizante aumentando su acción, y otro, que es excitatorio, el Glutamato, inhibiendo su función. Pero además de los cambios químicos –que pueden llegar a ser reversibles– las alteraciones más severas son las que se producen sobre la anatomía del cerebro. Múltiples investigaciones han demostrado que el consumo excesivo y prolongado de alcohol destruye a las neuronas. Y aunque este hecho ocurra en todo el cerebro, es necesario mencionar dos regiones especialmente afectadas por la muerte neuronal. Una son los lóbulos frontales (detrás de la frente), considerados como la sede de la actividad pensante y de la capacidad intelectual, regiones claves en la toma de decisiones y en el control de los impulsos, por lo que al beber más de la cuenta se empiezan a tomar decisiones pobres y de mala calidad.

Dejá tu comentario