Okupas, memes y virales: el "agite" en redes que impulsó su vuelta a la pantalla

Lifestyle

Cuentas de fanáticos en Instagram y Twitter fueron clave para el regreso de la serie. Ámbito analiza el fenómeno a través de tres testimonios, incluyendo el de Franco Tirri, actor que interpretó al "Chiqui".

Pasaron más de 20 años desde que Ricardo, el Pollo, Chiqui y Walter abandonaron para siempre el viejo caserón del pasaje Rivarola. Fueron apenas 11 capítulos, pero bastaron para dejar huérfana a una generación entera de televidentes. En las décadas subsiguientes, pandemia incluida, el mundo y el país se reconfiguraron de manera brutal.

Aquel relato de la descomposición social, de una calle que ardía y del no future que los Pistols predijeron y el menemismo llevó a la victoria, contado con maestría por Bruno Stagnaro, se convirtió en una gema sucia que creció en silencio. En tiempos donde "todo" estaba en Internet, faltaba algo: Okupas. Retransmisiones en televisión de aire, dealers de DVDs y la experiencia punk de ver la serie en YouTube, con pésimos sonido y calidad, y hasta ausencia de algún capítulo, fueron el menú under de miles de seguidores. Todo un fenómeno ricotero.

Pero con el crecimiento exponencial de la web llegaron las redes y floreció el concepto de comunidad. Nuevas piezas como los memes pusieron y ponen temas en agenda, potencian consumos y lenguajes y marcan el pulso en las pantallas. Hoy, la vuelta de Okupas vía Netflix es una realidad. Ese partido con final feliz empezó a jugarse tiempo atrás en Twitter, Instagram y Facebook, con una novedad: el protagonismo de los usuarios. A través de tres testimonios, incluyendo el de Franco Tirri, actor que encarnó al entrañable “Chiqui”, Ámbito analiza cómo los seguidores empujaron el revival.

Okupas.jpg

Bienvenidos al tren

En el segundo capítulo de Okupas, los cuatro amigos se reúnen en torno a una fogata para que Ricardo se inicie en la cocaína. Es la primera gran comunión de la trama. Sin fuego ni estupefacientes, pero con esa idea de ritual presente, al menos 27 mil personas se dan cita en "Okupas Out of Context" (OOC), una cuenta de fanáticos que militó la vuelta de la serie. Nacida en Twitter a mediados del 2020 y replicada en Instagram, en ella abundan memes, videos, postales, chistes y hasta saludos de varios de los protagonistas de la tira. Es el nuevo “boca en boca”.

"Veíamos que no había espacio para compartir publicaciones y memes de Okupas. Dijimos 'falta una cuenta fan' o un 'fuera de contexto'. Veníamos de estar activos en Facebook, donde la llama siempre estuvo viva a través de páginas y grupos", dice a Ámbito Nacho, fundador de la cuenta junto a su socio "Bam". Y añade: "La movida fue creciendo de a poco. No se conocía lo de Netflix y nosotros empezamos a agitar. Arrobábamos a Tinelli, a Netflix, a cualquiera, porque imaginábamos una posible emisión en la TV Pública".

image.png

El fervor de Okupas entre sus admiradores y el boom de las plataformas de streaming abrieron el juego. Para completar el combo, en 2020 se cumplieron dos décadas de su estreno. ¿Y por qué no? Aun a sabiendas de las dificultades con el copyright de la banda sonora, que incluía a varios grupos internacionales de fuste, la cuenta siguió arengando bajo una premisa: hacer bardo. A ese “bardo” se sumó la bendición de algunos actores de la tira, que mandaron sus saludos a la comunidad de fans a través de OOC. La agitación estaba dando frutos.

"Los que participaron en la serie vieron que había una cuenta dedicada a Okupas y se acercaron. Hay muy buena onda. Yo vi Okupas de joven y me voló la cabeza. La llama se mantuvo activa en YouTube, o porque alguno la tenía en DVD o la veía en alguna página media piratona. Ya está, 20 años la vimos así. Los ojos ya no me dan", comenta Nacho entre risas.

Si bien los rumores empezaron a fines del año pasado, fue recién en mayo cuando la noticia se confirmó. La primicia no fue de los medios. Tampoco de Netflix. Fue de Okupas Out of Context: "Tuve el contacto con Stagnaro, llegué a hablar con él. Quedamos con buena onda y le pareció bien que el regreso se dé de la mano de una página fan para que haya interacción. Él se acercó a nosotros. Fue un orgullo que al creador de la serie le caiga bien la página y el intercambio que hubo". El 20 de julio, la cuenta argentina de la plataforma, “Che Netflix”, anunció el lanzamiento con un retuit de OOC: “LLEGAMOS LOS MÁS PORONGAS A NETFLIX AHAHHA”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCPBOB_kATNP%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAFUwOfliSdQZB6FQZBZAQMyWbeE8eNO3dZANMWrN2SNEZAPec2oF59vQJaQVkzEeOuGSTJs8N3DViPdefFZA8CGF4r9X77S5cmqDB32x0Wbe9GwXDwdsZCMg1dUISsDfmJ9DtbcMsNaINQZCalWN8YvU6c50trlDwmQEN6XHU2ZC0EgF9XuTGxfEZD

El administrador, que también defiende el frente Facebook desde el grupo “Okupas (Los Mantenidos)”, opina que se trató de "un triunfo de los fanáticos, que nunca dejaron que la serie quede relegada, que la mantuvieron activa y que siempre estuvieron". La página no solo publica sus creaciones, sino que comparte lo que envían los usuarios. Postales de Walter bailando o del "Negro" Pablo y su remera del Docke, interpretaciones pop de los personajes y hasta cruces con Los Simpsons son parte de un catálogo inagotable de stories y retuits.

Aunque su mentor reivindica la actividad como un pasatiempo, sabe que la bola de nieve se está agrandando y que cargarse la campaña al hombro exige tiempo. A pocos días del reestreno, Okupas Out of Context sumó más de 7.000 nuevos seguidores. "Ahora hay que darle un poco más de bola, je...", cierra.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCR7PY7Ol3pS%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAKyX1KH9TQ6pyydu1zrD2SFltP9M0CJJFOzVLrho3Ii8pqBOpPA7W5DaqLOpFWUGR8dVxAsF7gsIrr7BxF1l9ZA4gdZBOF5ZBe6Nsel3vfZAT3I3zkio9qcV3PhAkY9AgmsXN9O1729QzlhlBKKmtfonc64wxGhx3MELZCqodj0ZB1aySqrfMZD

Meme es cultura

¿Existe una definición técnica de “meme”? "El concepto de 'meme' viene de la Biología. Fue formulado por Richard Dawkins, un biólogo inglés. Tiene que ver con piezas de internet que se viralizan. Su condición es la propagación. Los solemos identificar como imágenes acompañadas de textos, pero en términos conceptuales cualquier cosa que se viraliza puede ser un meme. En el concepto de meme se destaca la comunidad; de cómo se comparten en una comunidad que está alojada en las redes sociales y las plataformas. Eso hace que se transformen en un distintivo de la época", detalla Santiago Mazzuchini, magíster en Comunicación y Cultura, docente e investigador de la UBA.

Para Mazzuchini, la esencia del meme "es compartir el humor. Las escenas que se hacen memeables en Okupas son escenas que, de alguna manera, ponen en común algo que causa gracia, que es recordado con nostalgia o que causa alguna alegría". Según afirma, "lo diferencial de la actualidad es que las series se miran a partir de comentarios en Internet. Se comparte una experiencia de consumo a partir de memes y de comentarios entre usuarios. La manera de consumir 'televisión', que son series que uno mira cuando quiere, es casi una experiencia colectiva".

"Las comunidades no incluyen a todos, tienen ciertos sentidos que se construyen en un cierto colectivo, pero a veces excluyen. Quien no vio Okupas queda excluido de los memes y de los chistes que se hacen. Esos memes pueden invitar a que esas personas ingresen a esa comunidad. Eso me parece interesante, hay gente que ve las series para participar de la conversación. La realidad misma se vuelve memeable. Todo puede devenir en meme. Un elemento clave es el humor; cómo el humor termina siendo una clave de lectura de realidad", agrega.

Sin embargo, el investigador, que se declara seguidor de la serie, advierte que no todo es inocente: "Hay un elemento publicitario muy fuerte. Las empresas se dieron cuenta y Netflix lo sabe. El meme publicita la serie; si vos ves que todo el mundo está hablando de eso, te pica el interés. Me parece que en términos de márketing es bastante fuerte, porque además son los mismos usuarios los que están haciendo la campaña gratis".

https://twitter.com/Okupas_OOC/status/1420815527317053447

“Lo van a hacer diputado” es una frase que se usa en Twitter para referirse a figuras que, como efecto colateral del consumo irónico, sacan rédito de sus parodias. Sobre este punto, el magíster dice que “el consumo humorístico termina impulsando a ciertos personajes. Pasó con Ricardo Fort; es un ejemplo muy claro de cómo un personaje se vuelve una especie de consumo irónico y termina siendo reivindicado a veces en serio. Vivimos en una era donde es predominante la clave cínica, humorística, irónica”.

En aquel 2000 caliente, cuando Okupas asaltó la pantalla de Canal 7, Mazzuchini tenía 16 años. Por eso, explica, este reestreno evoca sus días en la escuela pública y su infancia en Lugano I y II, “barrios muy similares a los que aparecen en Okupas”: “La serie me marcó mucho. Su vuelta me hace acordar al 2000, a una época que relaciono con la precarización. Hay un recuerdo de esa estética realista que empezó con el Nuevo Cine Argentino. Es un ejemplo de cómo se estetiza la pobreza, de cómo se vuelve una estética”.

Chiqui Okupas

"Chiqui": el personaje de Franco Tirri se convirtió en un símbolo de Okupas.

Adiós y buena suerte

Pocos personajes de ficción fueron tan entrañables como el “Chiqui”. Leal, sereno y hasta inocente, pero con los códigos de la calle a flor de piel, Chiqui podía negociar cocaína a cara de perro, matar un pavo con sus manos, y también fascinarse por los misterios que se esconden dentro de un huevo Kinder. Así era el hombre tierno y elemental que compuso el actor Franco Tirri.

En diálogo con Ámbito, Tirri cuenta: “Estoy contento y también un poco desconcertado. Esto de subir a las plataformas te da mucha exposición de vuelta. Con la pandemia, la gente se acostumbró a ver temporadas enteras de series. El regreso de Okupas fue muy publicitado. Estuvimos rankeando primeros en Netflix Argentina. Hay mucha gente que me reconoce y ese tipo de cosas. Al principio estaba bastante abrumado, pero está buenísimo”.

Pese a no ser un usuario muy activo en Instagram, el artista sabe del revuelo que se generó: “Las redes jugaron un papel de difusión. Es impresionante la cantidad de seguidores que hay y los memes que hacen. Todos con muy buena onda por suerte”, comenta. Sobre la remasterización y la inclusión de la música de Santiago Motorizado, siente que la serie rejuveneció: “Ahora está la oportunidad de verla con buena calidad de imagen y sonido. Además, por cómo funcionan estas plataformas, la podés ver cuando quieras. Es un nuevo fenómeno”.

Okupas

¿Cómo se explica el boom después de 21 años? “Más allá de la marginalidad y la delincuencia, Okupas trata sobre un grupo de cuatro amigos y la amistad. Creo que, a diferencia de otras series que salieron después con ese tipo de temáticas, no es una serie sobre gente muy pesada o muy mala, con golpes bajos. Okupas tenía humor, inocencia. La historia está muy bien narrada. Bruno la dirigió muy bien a pesar de los escasos recursos. Son registros casi documentales y eso me parece que engancha”, sostiene el actor.

A principios del 2020, Franco Tirri estaba abocado a la escritura de guiones. La irrupción de la pandemia y el parate de la actividad lo obligaron a cambiar de planes. Ahora incursiona en la literatura, más específicamente en la poesía. “Estoy filmando de vez en cuando alguna cosita para algún evento. Estoy tratando de reflotar la veta actoral. Ver qué onda con eso”. ¿Un anhelo? “Que termine todo esto y podamos ir al cine y al teatro”.

Contrario a lo que reza la máxima tanguera, 20 años es mucho tiempo. Sobre todo para una serie cuyo paso por la televisión fue fugaz. La novedad está en cómo los fanáticos, nuevos y viejos, se hicieron cargo de su legado y tradujeron el sentido de comunidad de Okupas a las redes sociales. Resta saber si en el futuro algún ciclo o ficción generará algo similar. Al cierre de esta nota, Twitter Argentina celebraba como un Mundial la victoria de Brian Parkinson en Pasapalabra. Una nueva señal para los que auguran desde hace años el fin de la TV. “Los muertos que vois matáis gozan de buena salud”, responde la pantalla.

Dejá tu comentario