Escapadas: 5 lugares para hacer glamping cerca de Buenos Aires

Lifestyle

El camping de lujo, conocido como glamping, se viene imponiendo como modalidad turística. Te informamos de 5 destinos cercanos a la Capital.

Todo el glamour, pero toda la naturaleza. El mejor servicio de hotel y el contacto directo con las estrellas. Esta tendencia se acrecentó durante la pandemia como una escapada sustentable y tiene cada vez más propuestas no muy lejos del centro porteño.

Glamping, qué es:

Sommiers y almohadas de hotel, calefacción o aire acondicionado, decks propios con visuales panorámicas y desayunos de campo, definen a esta modalidad.

En Puesto Viejo, Cañuelas.

Domos geodésicos, tiendas africanas, yurtas y carpas resistentes, todo eso se desarrolló junto a las canchas de polo y una laguna artificial, en un semicírculo de 21 carpas que se mimetizan con el paisaje. Los dueños indicaron que están distribuidas de tal manera de promover la interacción entre los huéspedes. En el fogón central se prepara el asado para la cena. Durante la tarde se puede recorrer la estancia a caballo o adentrarse en un "laberinto vegetal, inspirado en el del castillo de Leeds, en el Reino Unido".

Yamay, Pardo, cerca de Las Flores.

Hay un proyecto familiar denominado Yamay, en la localidad de Pardo, a 220 km de la capital, pasando Las Flores. La propuesta vincula el turismo rural y funciona de puente con el pueblo, ya que acerca los servicios de emprendedores de la zona. Propone una experiencia sustentable en el predio de 6 hectáreas inmerso en el pueblo donde el escritor Adolfo Bioy Casares pasó buena parte de su juventud. En el lugar se duerme en yurtas, un tipo de construcción tradicional de los pueblos nómades de la estepa de Mongolia. El glamping recuperó el formato modular ancestral y adaptó la estructura portable para recibir hasta a 8 personas por unidad. Las construcciones circulares de listones de madera entrecruzados cuentan con triple aislación térmica. Tienen baño privado, estufa tipo rocket, sector de estar y observatorio propio: la claraboya típica de la construcción permite dormir, literalmente, bajo las estrellas.

Wayra Wasi, Zárate.

Una chacra sustentable ubicada sobre la barranca de los ríos Paraná Guazú y Paraná de las Palmas (partido de Zárate), también suma clases de yoga y cata de vinos a la propuesta de glamping. Los domos desarrollados en hierro galvanizado y con cubiertas térmicas tienen vistas al río.

Las Goya, en San Andrés de Giles.

Los tres domos geodésicos del glamping están ambientados por temáticas: El Rabat responde a la deco marroquí, el Tequila tiene detalles mexicanos y el Jacinta remite al paisaje y los textiles salteños. Cada uno cuenta con baño privado y termotanque solar, en línea con la concepción sustentable del emprendimiento que lleva adelante Ana María Alvis junto a su hija.

Refugio Natural, Lobos.

Colchonetas, aislantes y carpas ubicadas en un predio de 9 hectáreas, en Lobos. “Ideal para familias que quieren introducir a los chicos a la movida”, dice Matías Gracia, encargado del proyecto que también cuenta con tinny houses para alojamiento. Se trata de refugios que "se mimetizan con el paisaje, burbujas que se sumergen en el entorno natural para acercar una experiencia diferente".

Temas

Dejá tu comentario