Amenaza de guerra en el Cuerno de Africa

Mundo

Mogadiscio (Reuters, AFP) - Aviones de guerra etíopes atacaron ayer dos campos aéreos en Somalia que estaban en manos de milicias islamistas, en la incursión más impactante de una guerra que amenaza con extenderse a toda la empobrecida región del Cuerno de Africa.

Los ataques, uno de los cuales tuvo lugar en la capital somalí, Mogadiscio, ocurrieron luego de que la vecina Etiopía declarara formalmente la guerra, con el argumento de que busca proteger su soberanía frente a un movimiento dirigido por terroristas.

Testigos informaron haber visto camiones cargados con etíopes heridos que eran evacuados, y que soldados islámicos recitaban el Corán en su camino a combatir.

  • Ataque

    Un caza MiG atacó el aeropuerto internacional de Mogadiscio con fuego de ametralladora, dijo el director gerente del aeropuerto, Abdirahim Adan. Luego, tres aviones de combate atacaron al mayor campo de aviación militar de Somalia, en Baledogle, a 100 kilómetros al oeste de Mogadiscio, todo con el fin de evitar el ingreso de pertrechos por vía aérea.

    La semana de combates entre los extremistas islámicos y el gobierno laico de Somalia, respaldado por Etiopía y por Occidente, ha convertido una hostilidad histórica en una guerra abierta. Tras un asalto inicial de los islamistas, dicen los analistas, parece que Etiopía ha evitado que éstos logren su objetivo de derrocar al gobierno interino.

    El Consejo de la Corte Islámica de Somalia alentó en su página en Internet a los soldados «mujaidines», los que, señaló, cantan pasajes del Corán en su camino a la batalla contra Etiopía, un enemigo militarmente superior.

    Addis Ababa y Washington dicen que los islamistas, que dominan la mayor parte del sur de Somalia después de que en junio tomaran Mogadiscio, son terroristas apoyados por el enemigo de Etiopía, Eritrea, y también por Al-Qaeda. Etiopía ha prometido que protegerá al gobierno, que está virtualmente rodeado por los combatientes islámicos, en el pueblo de Baidoa, a mitad de camino entre Mogadiscio y la frontera con Etiopía. Los enfrentamientos continuaban por séptimo día ayer cerca de Daynunay, en las afueras de Baidoa. Allí luchaban los combatientes leales al Consejo de las Cortes Islámicas Somalíes y las tropas del gobierno respaldadas por tanques, artillería y ataques aéreos de Etiopía.

    El gobierno dijo que cerraría todas las fronteras, una medida más que nada simbólica dado que tiene poco poder más allá de Baidoa.
  • Dejá tu comentario