Amor tecnológico: un japonés se casó con un holograma

Mundo


Cuando el recién casado Akihiko Kondo regresa de su trabajo en una escuela secundaria en un suburbio de Tokio, es recibido por el amor de su vida, que se ilumina, literalmente, para darle la bienvenida. Su esposa, Hatsune Miku, no es de carne y hueso, sino un holograma.


Su etérea existencia no impidió que Kondo, de 35 años, fortaleciera su compromiso con ella en una ceremonia nupcial que costó 18.000 dólares. "Creo que las forma de la felicidad y el amor son diferentes para cada persona", dijo Kondo.

"Está claro que hay una fórmula para la felicidad, según la cual un hombre y una mujer reales se casan, tienen un hijo y viven todos juntos. Pero no creo que esta fórmula sea necesariamente la que haga felices a todos", enfatizó.

Hatsune Miku fue desarrollada como un programa de software de canto con la personalidad de una estrella del pop de 16 años de ojos grandes y cabello largo color aguamarina. Se basa en un programa de síntesis de voz de la firma de medios Crypton Future Media, que no quiso hacer comentarios.

El holograma reconoce la cara y la voz de Kondo con su cámara y micrófono integrados y puede responder con frases y canciones sencillas.

Kondo, quien desde muy joven se convenció de que nunca encontraría pareja ni se casaría, dijo que descubrió a Hatsune Miku cantando en Internet. Después de decidir que Hatsune Miku era la mujer de su vida, Kondo cuenta que se dedicó a seguir a su novia virtual, que tiene miles de fans en todo el mundo. Aunque 39 amigos y familiares asistieron a la ceremonia el 4 de noviembre, sus padres no lo hicieron.

Dejá tu comentario