La Justicia internacional pide que Armenia y Azerbaiyán dejen de agravar su conflicto

Mundo

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) pidió este martes a Armenia y Azerbaiyán que frenen "cualquier acción que pueda agravar" la disputa entre ambos. El conflicto latente durante décadas se agravó el año pasado durante la guerra de Nagorno Karabaj.

Armenia y Azerbaiyán, que se acusan mutuamente de discriminación racial, sobre todo durante la guerra de otoño de 2020, deben cesar de "agravar" su disputa, declaró el martes la Corte Internacional de Justicia (CIJ), máxima jurisdicción de la ONU. "Ambas partes deben abstenerse de cualquier acción que pueda agravar o prolongar el diferendo ante la Corte o hacer que este sea más difícil de resolver", dijo la jueza y presidenta de la CIJ, Joan Donoghue.

En septiembre, los dos países presentaron casi simultáneamente recursos ante el tribunal con sede en La Haya, Países Bajos, pidiendo que tome medidas, a la espera de que la corte resuelva el caso completo, algo que tomará años. El fallo de este martes correspondía a la solicitud presentada por Armenia, y se espera que la CIJ se pronuncie próximamente para responder al recurso presentado por Azerbaiyán.

Según la decisión, Azerbaiyán también debe proteger tanto el patrimonio cultural como a los prisioneros de guerra del conflicto iniciado en 2020 en la región de Nagorno Karabaj e impedir "la incitación al odio racial" contra los armenios. Además, Azerbaiyán debe impedir el "vandalismo y la profanación" del patrimonio cultural armenio, incluidas las iglesias, añadió la corte.

"Azerbaiyán cumplirá con las medidas indicadas por el Tribunal en relación con la prevención de la discriminación racial", respondió el Ministerio de Asuntos Exteriores azerí en un comunicado. "Azerbaiyán seguirá defendiendo los derechos de todas las personas en virtud del derecho internacional y hará que Armenia rinda cuentas por sus graves violaciones pasadas y presentes de los derechos humanos ", agregó.

Por su parte, Armenia no respondió a la decisión de la CIJ. Ambos países están obligados a acatar las normativas del tribunal, pero no tiene forma de hacerlas cumplir. Las dos exrepúblicas soviéticas libraron el 12 de agosto de 2020 una sangrienta guerra de dos semanas por el control de la región de Nagorno Karabaj, un conflicto que dejó 6.500 muertos y miles de desplazados.

Dejá tu comentario