Arrasa también Sarkozy en la elección legislativa de Francia

Mundo

París (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - La conservadora y gobernante UMP ganó ayer rotundamente la primera ronda de las legislativas francesas, lo que augura al presidente Nicolas Sarkozy una amplia mayoría parlamentaria para aplicar su programa de «ruptura».

Por su parte, el Partido Socialista (PS), amenazado por lo que podría ser su peor derrota desde la debacle de 1993, llamó a sus seguidores a « reaccionar» y movilizarse masivamente en la segunda y definitiva segunda vuelta del próximo domingo, con el fin de reducir la hegemonía de la derecha.

Esta primera ronda confirmó el derrumbe del ultraderechista Frente Nacional (FN), en la estela del revés que sufrió su líder, Jean-Marie Le Pen, en las presidenciales de mayo, y el continuo descalabro de los comunistas.

El Movimiento Demócrata (MD) del centrista François Bayrou quedó también marginado de la nueva Cámara baja (Asamblea Nacional).

Cinco semanas después de la victoria de Sarkozy sobre la socialista Ségolène Royal en las elecciones presidenciales, la derecha logró ayer un fuerte avance, apoyada en el «estado de gracia» del nuevo presidente y la dinámica propia de las legislativas que siguen a las presidenciales.

Sin embargo, la abstención alcanzó un récord cercano a 40%. Según datos parciales, la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) y sus aliados, que ya disponen de la mayoría absoluta desde 2002 en la actual Asamblea Nacional, consiguieron ayer en torno a 47 por ciento de los votos.

  • Proyecciones

    Ello se traducirá, según las proyecciones, entre 383 y 501 diputados en la Asamblea Nacional, cuyos 577 escaños se renuevan en estas legislativas.

    El primer ministro, François Fillon, subrayó que «esta noche una parte del camino está hecho, pero hace falta que se confirme el próximo domingo» para tener «una mayoría para actuar».

    Fillon, que fue reelegido en la primera ronda en su feudo de Sarthe (Oeste), es uno de los once miembros del gabinete que se presentan en las legislativas. Otros seis se impusieron ya. El primer ministro francés había advertido de que quien fuera derrotado tendría que dejar el gobierno.

    Según las estimaciones, el Partido Socialista (PS), principal fuerza de la oposición, y sus aliados, así como los comunistas, Verdes y extrema izquierda logran en su conjunto 35% de los votos y entre 60 y 185 diputados.

    Con el semblante grave, el líder del PS, François Hollande, dijo que su formación ha obtenido un resultado «honorable,pero no suficiente» (casi 25%) e instó a la izquierda a movilizarse masivamente y unirse para el próximo domingo en nombre del «equilibrio» y porque «Francia necesita a la izquierda».

    Hollande, que aspira a la reelección en su feudo de Correze (centro) y que quiere seguiral frente del PS hasta el Congreso de la «renovación» en 2008, habló poco antes de que lo hiciera su mujer Royal, cuyo rostro sonriente contrastaba con la gravedad de su compañero.

    Royal, que desea tomar las riendas del PS, llamó a los casi 17 millones de votantes que la apoyaron el pasado 6 de mayo a votar el domingo porque el país necesita «una gran fuerza de izquierda» que «vigile» y vele porque no haya «abusos de poder».

  • Desequilibrio

    El líder centrista François Bayrou, el «tercer hombre» de las presidenciales, dijo que estas elecciones crean «un desequilibrio que Francia lamentará» y atribuyó el bajo resultado de su nuevo Movimiento Demócrata a la falta de tiempo de sus candidatos para «imponerse».

    Según las estimaciones, su partido tendría un máximo de cuatro escaños. Bayrou, bien situado en su feudo del suroeste para ser reelegido el próximo domingo, dijo que quiere « preparar el futuro».

    Mientras, el ultraderechista Le Pen, cuyo partido obtuvo menos de 5 por ciento de los votos y que seguirá ausente de la Cámara baja, tildó de « ilusionista» a Sarkozy, que le ha quitado buena parte de su electorado.
  • Dejá tu comentario