Canadá acusó a Irán por el derribo del avión ucraniano

Mundo

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que el Boeing fue impactado por un un misil tierra-aire iraní posiblemente de forma accidental. Poco antes, el Pentágono estadounidense había sugerido lo mismo. Teherán se negó a entregar las cajas negras del vuelo.

El avión ucraniano que se estrelló en Irán provocando la muerte de 176 personas "fue derribado por un misil iraní de tierra-aire, esto puede haber sido involuntario", anunció el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en una declaración pública y basándose en "evidencia". La mayoría de las víctimas del siniestro eran iraníes-canadienses.

Joyce Karam on Twitter

Poco antes, un funcionario estadounidense del Pentágono había asegurado que satélites de su país detectaron el lanzamiento de dos misiles pocos momentos antes de que se estrellara el avión, seguido de evidencia de una explosión. Dos fuentes en Washington afirmaron que creían que el derribo fue accidental.

Hablando con periodistas, el presidente estadounidense Donald Trump dijo que la caída del Boeing con destino a Kiev podría haber sido un error, agregando que tenía un terrible presentimiento sobre lo sucedido aunque sin dar mayores detalles.

"Alguien pudo haber cometido un error y no fuimos nosotros", comentó en la Casa Blanca. "Tengo mis sospechas. Es una situación trágica", agregó.

Mientras, el jefe de la Organización de Aviación Civil de Irán negó el jueves "rumores ilógicos" de que el avión haya sido alcanzado por un misil, informó la agencia de noticias semioficial ISNA.

"Científicamente, es imposible que un misil golpee el avión ucraniano y esos rumores son ilógicos", dijo Alí Abedzadeh.

Ucrania pidió a sus aliados occidentales que proporcionen pruebas sobre lo ocurrido. "Nuestro país tiene el más absoluto interés en que se establezca la verdad. Es por eso que llamamos a los socios occidentales de Ucrania: si tienen pruebas que ayuden a la investigación, les pedimos que nos las proporcionen", señaló la presidencia en un comunicado.

Inicialmente, Kiev pidió no hacer especulaciones sobre lo ocurrido e, incluso, llegó a informar sobre la falla del motor de la aeronave. Pero con el transcurrir de las horas y ante las presiones de Estados Unidos y Canadá (la mayoría de las víctimas eran de ese origen), cambió a cuatro posibles escenarios para explicar el hecho, incluyendo un ataque con misiles y terrorismo.

El gobierno ucraniano afirmó que sus investigadores querían buscar en el sitio del accidente del miércoles, en el suroeste de Teherán, posibles restos de un misil de fabricación rusa utilizado por el Ejército iraní.

El Boeing 737-800 de Ukrainian International Airlines, en ruta a Kiev y que transportaba principalmente a iraníes e iraníes-canadienses, se estrelló poco después de despegar el miércoles del aeropuerto Imán Jomeini de Teherán.

El reporte inicial iraní citó testigos en tierra y en un avión que pasaba volando a gran altitud que dijeron que el avión estaba en llamas mientras aún estaba en el aire.

También dice que no hubo comunicación por radio del piloto y que la aeronave desapareció del radar a 2.440 metros de altura.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario