Biden espera crear 13 millones de empleos con su ambicioso plan de infraestructra

Mundo

El presidente de Estados Unidos invertirá 2,3 billones de dólares para reactivar la economía. Economistas destacan la creación de puestos de trabajo para las clases bajas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presentará este miércoles su ambicioso plan de infraestructura por 2,3 billones de dólares, el cual crearía millones de puestos de trabajo y podría deshacer parte del daño económico infligido por la pandemia de coronavirus, según economistas, beneficiando especialmente a los trabajadores de rentas medias bajas.

Biden desvelará la primera fase de su plan en un acto en Pittsburgh. Incluirá cientos de miles de millones de dólares dedicados a la construcción y reparación de rutas, puentes, transporte público, escuelas y otras infraestructuras, según los detalles adelantados por la Casa Blanca el miércoles.

Un 75% de los puestos creados en infraestructuras irían a trabajadores que no tuvieran más que un diploma de secundaria, mientras que el resto requeriría un título de asociado o superior, según un informe del Center on Education and the Workforce (CEW) de la Universidad de Georgetown, en Washington.

El CEW estima que la inversión crearía en Estados Unidos 8 millones de puestos de trabajo para trabajadores con un diploma de secundaria o menos y 4,8 millones de puestos de trabajo para aquellos con más de un diploma de secundaria pero menos de una licenciatura.

La pandemia de coronavirus exacerbó una tendencia que hizo que Estados Unidos continúe perdiendo puestos de la clase obrera en los últimos 10 años.

Las inversiones para el plan de infraestructura de Biden serían particularmente financiadas por un aumento del impuesto a las sociedades, el cual pasaría del 21% al 28%, una idea que ya encuentra resistencia entre los empresarios.

Según la Casa Blanca, tras ese aumento, la tasa se mantendría en su menor nivel desde la Segunda Guerra Mundial; excepto por los años en que rigió la reforma fiscal de Donald Trump, aprobada en 2017.

El discurso de Biden este miércoles será apenas el punto de partida de una batalla en el Congreso que se augura tan áspera como incierta.

Las primeras críticas al plan se hacen escuchar desde el ala izquierdista del partido demócrata. Para la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, los montos propuestos son simplemente "insuficientes".

Para el senador republicano por Wyoming John Barraso, al contrario, el proyecto no es más que un "caballo de Troya" para permitir a los demócratas "gastar más y aumentar los impuestos".

Lo cierto es que los próximos meses pondrán a prueba la capacidad de negociación de Biden, un exsenador tildado de "Viejo León" de la política por Barack Obama, de quien fue vicepresidente en sus dos mandatos.

Dejá tu comentario