8 de septiembre 2020 - 09:50

Bielorrusia: Lukashenko intenta forzar al exilio a una líder opositora y la vuelve a arrestar por negarse

Maria Kolésnikova, secuestrada el lunes por policías de civil, fue llevada a la frontera con Ucrania y detenida al no abandonar el país. Otros dos dirigentes de la oposición huyeron a Kiev.

6e7f4209e60d755255db042d8d0fc213.jpg

Maria Kolésnikova, una de las líderes del movimiento de protesta que empezó hace un mes contra el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien había sido capturada el lunes en las calles de Minsk, fue llevaba por la fuerza a la frontera con Ucrania y arrestada al negarse a dejar el país.

"Kolésnikova está actualmente detenida", dijo el vocero de la guardia fronteriza bielorrusa Anton Bychkovsky sobre la última de las tres figuras de la oposición durante la campaña presidencial que todavía estaba en Bielorrusia.

Las otras dos, la candidata Svetlana Tijanóvskaya y Veronika Tsepkalo, ya tuvieron que exiliarse.

Según el funcionario el régimen de Lukashenko, otros dos miembros del Consejo de Coordinación de la Oposición (que tiene como objetivo organizar una transición política) cruzaron la frontera y se encuentran en Ucrania. Se trata Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov.

El viceministro del Interior de Ucrania, Antón Geráshchenko, afirmó en Facebook que las autoridades bielorrusas querían expulsar a los tres opositores pero que Kolésnikova se resistió y se negó al exilio.

"No pudieron expulsar a Maria Kolésnikova de Bielorrusia porque esta mujer valiente se lo impidió con su acción", contó.

El gobierno bielorruso rechazó esa versión y dijo que los opositores, al salir de Bielorrusia en auto, se dirigieron a toda velocidad hacia la frontera "poniendo en peligro a los soldados del servicio de guardias fronterizos".

Según ellos, Kolésnikova fue "prácticamente arrojada del vehículo", dando a entender que sus compañeros quería deshacerse de ella.

Kolésnikova, de 38 años, fue capturada y encapuchada por un grupo de policías civiles mientras caminaba el lunes por Minsk, una acción calificada de secuestro por la Unión Europea (UE) y la oposición.

Svetlana Tijanóvskaya, exiliada en Lituania, pidió la liberación inmediata de la opositora y llamó de nuevo a Lukashenko a dialogar con la oposición. "No puede mantener al pueblo como rehén", dijo.

Muchos opositores, ya sean o no miembros del Consejo de Coordinación, se vieron obligados al exilio o fueron encarcelado en las últimas semanas.

Lukashenko, en el poder desde hace 26 años, se enfrenta una movilización sin precedentes en su contra desde hace un mes, luego de las elecciones, consideradas fraudulentas por la UE y la oposición, en las que consiguió otro mandato con más del 80% de los votos.

El gobierno bielorruso ya recurrió en el pasado al exilio forzado para alejar a sus detractores. Tijanóvskaya se fue a Lituania inmediatamente después de las elecciones, según sus partidarios, después de sufrir presiones.

La semana pasada, otra miembro del Consejo de Coordinación, Olga Kovalkóva, dijo que tuvo que irse a Polonia bajo amenaza después de que los servicios de seguridad la llevaran a la frontera.

El régimen de Lukashenko también prohibió al jefe de la Iglesia Católica del país, Tadeusz Kondrusiewicz, a regresar a su país tras criticar la represión de la oposición.

Dejá tu comentario

Te puede interesar