Bolivia: arrestan a un exministro de Morales al dejar un hospital

Mundo

Carlos Romero estuvo tres días internado. Antes había estado recluido en su casa, rodeado de grupos paramilitares, según el exmandatario boliviano.

La policía de Bolivia detuvo al salir de un hospital a Carlos Romero, exministro de Gobierno (Interior) e importante colaborador del expresidente boliviano Evo Morales, y lo trasladó a la Fiscalía para declarar en un caso de corrupción, una acción denunciada como persecución por el MAS (Movimiento al Socialismo).

Romero, de 53 años, que fue ingresado el sábado en centro médico de La Paz, con un cuadro de deshidratación, hipertensión y depresión, denunció haber permanecido "secuestrado" en su casa por grupos de civiles armados contrarios a Morales que impedían el ingreso de alimentos.

John Arandia on Twitter

El exministro de Gobierno fue escoltado por policías para ir a declarar a la fiscalía anticorrupción para responder por un supuesto "uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes", informaron las autoridades.

La denuncia específica es por malos manejos en una unidad gubernamental de lucha contra el narcotráfico (Uelicn).

Morales reaccionó inmediatamente a la noticia a través de Twitter y recordó las investigaciones que desde la Uelicn se realizaron bajo su gobierno.

Evo Morales Ayma on Twitter

"Grupos irregulares asediaron al exministro de Gobierno, Carlos Romero, en su domicilio; luego lo acosaron y sacaron de la clínica y, ahora, ponen en riesgo su vida. Responsabilizamos al gobierno de facto por el trato inhumano y lo que suceda con la integridad de Carlos", escribió.

El Ministerio Público lo había citado para el lunes, pero Romero declinó asistir por razones de salud. La Fiscalía aclaró que el exfuncionario no está detenido y que fue trasladado a declarar un vez tuvo el "alta médica".

Romero se suma a la lista de exfuncionarios denunciados por el gobierno de facto de la derechista Jeanine Áñez. Los exministros Juan Ramón Quintana (Presidencia), Vilma Alanoca (Cultura) y Javier Zabaleta (Defensa) están asilados en la embajada de México y sobre ellos pesan cargos por sedición y terrorismo.

El gobierno mexicano lleva semanas denunciando el asedio policial de su sede diplomática.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario