Exaliado involucra a Bolsonaro en otro caso de encubrimiento

Mundo

Un empresario afirmó que el presidente de ultraderecha pidió que no se divulgue una pesquisa contra uno de sus hijos y un amigo durante la campaña presidencial de 2018 que lo llevó al poder.

Brasilia - La Procuraduría de Brasil ordenó que se indague a un empresario, exaliado del presidente Jair Bolsonaro, que denunció que durante la campaña electoral de 2018 la Policía evitó divulgar una investigación sobre lavado de dinero de un antiguo colaborador del mandatario y de su hijo, el senador Flavio Bolsonaro.

Los diarios O Globo y Folha de San Pablo informaron ayer que la Procuraduría ordenó a la Policía Federal que fueran convidados a declarar el empresario Paulo Marinho y a un asesor del senador Flavio Bolsonaro.

Paulo Marinho fue uno de los hombres de confianza de Jair Bolsonaro en la campaña presidencial de 2018, y cedió su residencia en Río de Janeiro para que el entonces candidato ofreciera entrevistas a los medios y se realizaran reuniones.

Este domingo Marinho denunció que durante la campaña al menos un comisario de la Policía Federal informó a Flavio Bolsonaro que había una investigación sobre presunto lavado de dinero contra Fabricio Queiroz, un policía retirado amigo del presidente desde la década de 1980.

Queiroz también fue asesor de Flavio Bolsonaro cuando éste ocupó una banca de diputado en la Legislatura de Río de Janeiro, reducto político de la familia. De acuerdo con la denuncia esa investigación sobre lavado de dinero fue mantenida en secreto para evitar que afecte la imagen de Jair Bolsonaro en plena disputa por la presidencial.

El jefe del bloque de la oposición en Diputados, Alessandro Molón, declaró que “la denuncia de Marinho muestra que miembros de la Policía Federal obstruyeron a la Justicia para beneficiar a Jair Bolsonaro en las elecciones”.

“Por algo el presidente insiste tanto en escoger al jefe de la Policía Federal, él quiere garantizar la impunidad de su familia y para sí mismo”, agregó Molón, del Partido Socialista Brasileño. El senador Randolfe Rodrigues declaró que “estas revelaciones tienen una conexión con la obsesión de Jair

Bolsonaro en designar un nuevo jefe de la Policía Federal”. “Vamos a pedir que el Consejo de Ética del Senado investigue el caso y eventualmente para que se determine su casación del senador Flavio Bolsonaro”, anunció Rodrigues del partido ambientalista Red de Sustentabilidad.

En ese marco, el Supremo Tribunal Federal anunció ayer que esta semana decidirá sobre el video de una reunión de gabinete que, según la prensa, muestra al presidente Jair Bolsonaro intentando interferir en la Policía Federal para tener acceso a procesos contra sus hijos, una denuncia que puede llevarlo a la destitución por un delito común, no por juicio político.

El juez Celso de Mello, el decano de la corte suprema a cargo del caso, informó que recibió el video íntegro de la reunión de gabinete del 22 de abril citada por el ex ministro y ex juez Sérgio Moro como la prueba fundamental de que el mandatario quería entrometerse en el funcionamiento de la Policía Federal.

“El viernes o antes decidiré”, anunció Mello en un comunicado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario